Riazor es una pesadilla

En las últimas temporadas el feudo herculino se ha convertido en un filón de puntos para los equipos rivales


El Sevilla lo volvió a hacer: el gol de Mercado en el descuento noqueaba al Deportivo y asestaba al deportivismo un derechazo a la moral que dejaba una mezcla de frustración, desolación y desesperanza. Solo eran tres puntos, pero la forma de escaparse ha vuelto a ser demasiado dolorosa.

De nuevo el Deportivo dejaba escapar en Riazor tres puntos que se antojaban cruciales para evitar verse enfrascado en la zona baja de la tabla, de nuevo el objetivo de convertir el estadio en un fortín volvió a resquebrajarse, algo demasiado habitual en las últimas temporadas.

Porque en los últimos años al Dépor le está costando horrores hacerse fuerte en un estadio que en los primeros años de siglo se había convertido en poco menos que inexpugnable. Ya la pasada temporada, el Dépor fue el equipo que menos partidos venció en casa, solamente cuatro en toda la temporada, cayendo en ocho ocasiones y consiguiendo solamente 20 puntos al calor de su afición.

La temporada anterior, la que comenzó con Víctor Fernández en el banquillo y siguió con Víctor Sánchez del Amo, fueron cinco las victorias herculinas en su feudo y 21 puntos cosechados en casa, en una temporada en la que volaron nueve derrotas de Riazor. En este curso el Dépor suma sus dos únicas victorias en su feudo (ante el Eibar y el Sporting) pero ha sumado ya tres derrotas delante de su afición.

Más allá de números están las sensaciones y jugadores, directiva y afición son unánimes en la idea de que se están escapando demasiados puntos de Riazor en los últimos años. La necesidad de hacerse fuerte resulta cada año una premisa en A Coruña para lograr los objetivos, pero los resultados reflejan una realidad muy distinta. La de un Dépor que desde la temporada 2010-2011 ha sumado 25 victorias, 26 empates y 31 derrotas en Riazor en 82 partidos como local, con un discreto porcentaje de 30,49% de victorias.

Para hacerse una idea, el Osasuna y el Betis han jugado desde entonces el mismo número de partido en su feudo y suman ocho y cuatro victorias más que el conjunto herculino así como menos derrotas y un porcentaje de victorias de hasta un diez y cinco por ciento superior a los blanquiazules

Sigue la sangría de goles recibidos

Ante el Sevilla el Deportivo volvió a ser incapaz de mantener la portería a cero en Riazor. Por decimoséptimo partido consecutivo en liga, dieciocho con el encuentro de Copa del Rey de la pasada temporada ante el Mirandés, los herculinos recibieron al menos un gol en su estadio, lo que supone la mayor racha de partidos consecutivos encajando goles de un equipo gallego. El último visitante que no marcó fue el Eibar en un encuentro disputado en diciembre de 2015 y que se saldó con victoria herculina (2-0).

Pese al cambio en la portería de Lux por Tyton, el meta polaco no ha conseguido romper una racha infame que sigue condenando al Dépor. Dentro de quince días llega la Real Sociedad a Riazor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Riazor es una pesadilla