O nos lo arreglan otros, o se mete el bisturí


Lo normal sigue siendo que el Dépor continúe la próxima temporada en Primera. Y ello, contemplando la posibilidad de que el equipo no sume un solo punto en las dos jornadas que restan. Y menos mal que salvarse es posible sin hacer un solo punto, porque a tenor de lo que están ofreciendo los de Víctor, eso es lo que hay que esperar, nada.

Lo alucinante es que hemos llegado a esta situación a pesar de que vivíamos en la Arcadia feliz de Víctor Sánchez del Amo, un mundo en el que los malos resultados eran una especie de paisaje secundario de una increíble primera vuelta.

Las cosas degeneraron a un equipo sumido en la indigencia futbolística, huérfano de líder en el banquillo y carente también de un liderazgo fuerte en los despachos que hubiera sabido poner freno a lo que se estaba cociendo. Ahora quedan dos opciones. O apostar porque la permanencia llegará gracias a otros. O meter el bisturí e intentar cambiar la dinámica aunque apenas quede tiempo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos

O nos lo arreglan otros, o se mete el bisturí