Cuando llamen a la puerta, que nadie la abra


Tras Mosquera, toca Lucas. El actual Deportivo tiene una columna vertebral de futbolistas. Lucas Pérez, Mosquera y Sidnei pasan por ser los tres principales elementos del equipo, sin desmerecer a otros jugadores que están realizando una magnífica temporada. Pero de los tres, Lucas y Pedro tienen el añadido de ser coruñeses. Y no es un valor cualquiera, siempre que vaya, como es el caso, acompañado de la calidad.

Pero la gran temporada que están realizando provoca que pueda volver a repetirse un episodio como el de Mosquera. Y Lucas es una pieza muy apetecible. A poco que mantenga su ritmo goleador, rondará al final los veinte tantos. Y eso son palabras mayores. Con tales cifras, su cláusula de veinte millones no detendrá a clubes con liquidez.

Al igual que Mosquera, Lucas sabe lo que es perder mucho dinero por venir al equipo de su ciudad. Ha demostrado un gran deportivismo y un compromiso que es difícil cuantificar en dinero.

El Deportivo tiene la obligación de pelear por mantener a sus buques insignia. Lo ha demostrado con Mosquera y lo tendrá que demostrar con Lucas. Para ello, de partida, Tino Fernández cuenta con la limitación económica. El club tiene poco dinero y debe administrarlo. Le corresponde utilizar los recursos a su alcance y tirar de imaginación para impedir que otros se lleven lo que aquí está generando tanta felicidad. Se trata de que cuando vengan a por Lucas y llamen a la puerta, nadie del Deportivo se la abra.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Cuando llamen a la puerta, que nadie la abra