Los seísmos en el Deportivo de una portería estable 

TORRE DE MARATHÓN

CESAR QUIAN

Grandes figuras han marcado los últimos veinte años en la portería del Deportivo. Desde Liaño hasta Fabricio analizamos los momentos de incertidumbre que ha vivido el puesto de portero en los últimos tiempos

15 oct 2015 . Actualizado a las 13:10 h.

Históricamente la portería del Deportivo siempre ha estado resguardada por guardametas de calidad contrastada que se han ganado, con su valía y talento,  el cariño de Riazor a base de paradas salvadoras, carisma y liderazgo. En las últimas décadas la portería blanquiazul ha sido uno de los puestos más estables, sustentado por nombres lustrosos que dieron prestigio y nombre a la figura del portero del club herculino.

 Desde la llegada de Paco Liaño en 1991, el Dépor ha tenido siempre notable estabilidad en la portería, con nombres que han acabado consolidándose durante lustros. El guardameta cántabro estuvo cinco temporadas en el club, hasta 1996. En todas ellas, Liaño se convirtió en una pieza clave del primer Superdépor de la historia, firmando la que hasta ahora sigue siendo la mejor temporada de un portero en la historia de la liga. Aquel histórico curso 1993-1994 con Arsenio Iglesias de entrenador acabó con un Deportivo que encajó tan solo 18 goles en 38 jornadas, un récord impresionante que ningún equipo ha superado.

XOSE CASTRO

Tras su marcha al Sporting de Gijón, el Dépor acertó con el recambio de Liaño, apostando por el carismático guardameta camerunés Jacques Songo´o. Desde su llegada en 1996, el internacional fue indiscutible y acabó haciendo historia por ser el portero del Deportivo campeón de liga del 2000. Durante cuatro temporadas, Songo´o fue titular indiscutible.