Tino Fernández en la tormenta

El presidente del Deportivo gestiona la crisis más grave de cuántas ha sufrido el club a lo largo de su historia padeciendo presiones de todo tipo

Tino Fernández, en una reciente rueda de prensa celebrada en las instalaciones blanquiazules.
Tino Fernández, en una reciente rueda de prensa celebrada en las instalaciones blanquiazules.

redacción / la voz

Es probable que cuando Tino Fernández tomó la presidencia el 21 de enero de este año, ya supiera que desde entonces se hacía cargo de una tarea de titanes. Pero jamás imaginó una situación límite, soportando presiones de todo tipo en A Coruña, en Madrid, desde las instituciones del estado, desde un sector de la afición y también por los medios de comunicación.

La muerte del ultra blanquiazul a manos de unos salvajes del Frente Atlético ha desatado una impresionante tormenta a la que tiene que hacer frente un barco blanquiazul debilitado tanto por su ruina económica como por su delicada situación deportiva y que está todavía en pleno proceso de reconstrucción y normalización. Si la tarea de Fernández era difícil, ahora alcanza proporciones épicas.

El presidente siempre dijo que el dinero huye de la bronca. Y muy a su pesar, el club se ha visto envuelto en una monumental. Inmerso como está en la captación de recursos, sin duda, el golpe que ha recibido la marca Deportivo ha sido tan fuerte que no extrañaría que proyectos como el de patrocinar Riazor pudieran estar más complicados si cabe de llevar a buen término. El Deportivo está intentando abrir nuevos caminos incluso en mercados extranjeros. Y las imágenes de la batalla campal en Madrid han dado la vuelta al mundo con un desgraciado e injusto protagonismo de los colores blanquiazules. Y no hay que olvidarse de otro gran problema que ocupa hoy en día a los dirigentes, ese complejo asunto fiscal con origen en los maquillajes contables de Lendoiro y que si no se soluciona le costará al Deportivo millones de euros en los próximos años.

El trazo grueso de las informaciones que están circulando a través de los canales de comunicación no permite los matices y está causando un daño difícilmente cuantificable. Desde los programas matinales tipo Ana Rosa, pasando las principales radios españolas y también los periódicos, apuntan al Deportivo como posible responsable de los sucesos.

Pero quizá el mayor problema que tiene que afrontar el club ahora mismo es el conflicto social, con el anuncio de que los Riazor Blues ya no entrarán en el estadio y la oposición de este grupo tan emblemático como conflictivo a disolverse. Para colmo, ayer mismo pidieron incluso la dimisión del presidente.

Fernández sabe que Madrid mira con lupa sus movimientos. Que desde los poderes del Estado y del fútbol se exige el punto y final a los ultras y que si pacta el regreso de los Blues como si nada hubiera pasado, lo pagará el club. Pero si castiga al colectivo en el que se esconden los ultras más radicales, se encontrará con una guerra (que en realidad ya empezó) y que también fue azuzada por la presencia de Lendoiro en el funeral de Jimmy.

Los cimientos que apoyan a Tino como presidente eran sólidos sólidos. No hay que olvidar que en la pasada junta de accionistas acreditó casi un tercio de las acciones del club bajo su representación. Pero la calle es otra cosa. Y los resultados, también. El cóctel clasificación-ruina-conflicto social es explosivo. Y afrontar tal situación requiere de todos los apoyos posibles. Y ahí es donde Tino Fernández y su consejo están sufriendo deslealtades (Lendoiro), trato desequilibrado (medios de Madrid), presión (administraciones del Estado y Liga), incomprensión (un sector de la afición que no admite medidas contra los Blues), oposición (los propios Blues) y hasta intentos de responsabilizarle de la tragedia (políticos de Madrid).

Entre palo y palo, Fernández intenta solucionar la crisis asumiendo un desgaste personal enorme, sin esconderse. Pilotando la nave en la mayor tormenta, quizá, de la historia del club.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
37 votos

Tino Fernández en la tormenta