Un líder que se hace respetar

El Deportivo goleó en Son Moix sin apenas sufrir durante todo el partido

Los deportivistas celebran el gol de Sissoko.
Los deportivistas celebran el gol de Sissoko.

a coruña / la voz

La tercera jornada consecutiva en la que el Deportivo mantiene la puerta a cero (ha encajado solo un gol en los últimos seis encuentros) le sirve para distanciarse aún más de sus perseguidores y mostrar un grado de madurez y solidez impensables en el mes de agosto, cuando la Liga comenzó.

Vázquez volvió a apostar por el creativo 4-1-4-1 con Juan Domínguez retrasado

La productiva experiencia del domingo anterior frente al Recre y la derrota del Las Palmas el sábado animaron a Fernando Vázquez a volver a apostar por un equipo netamente ofensivo y técnico, con Juan Domínguez como pivote más defensivo. Un triunfo era un paso de gigante hacia Primera y una derrota no suponía nada. Sin embargo, a pesar de la calidad, los jugadores blanquiazules no consiguieron dominar el medio campo, sobre todo, en la Primera parte, en la que cometieron excesivas imprecisiones.

Dos de los llamados «psicológicos» rompieron el partido

Sin hacer nada del otro mundo, pero sin sufrir tampoco, el Deportivo se encontró con un gol gracias a un penalti claro en el último tramo de la primera parte. Nada más iniciada la segunda, llegó el jugadón que propició el segundo y ahí se acabó el partido.

Los coruñeses dieron un paso atrás para salir rápidos a la contra

Con todo a favor, los blanquiazules dejaron ya definitivamente el balón al Mallorca. Cerraron bien espacios en el medio y la parte trasera y dedicaron la segunda parte a aprovecharse a la contra. El tercer gol, otro ejemplo de una transición perfectamente llevada en la que, una vez más, Sissoko y Juan Carlos mostraron su visión y capacidad de asistencia.

Ifrán es un auténtico incórdio para las defensas

Ayer no marcó, pero fue víctima de un penalti. Con Ifrán en el campo, el Deportivo incomoda a las defensas rivales. Cuando el contrario tiene el balón, presiona al límite y le impide sacar la pelota controlada desde atrás. En ataque, tiene que tener siempre uno o dos jugadores pendientes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos

Un líder que se hace respetar