El último ídolo regresa a Riazor

La vuelta de Valerón eclipsa el arranque de la segunda vuelta para un Dépor de circunstancias


a coruña / la voz

Cuando Valerón salte al campo un escalofrío recorrerá Riazor. El estadio donde trascendió el rol de futbolista para convertirse en icono de las últimas generaciones de deportivistas volverá a saludarlo. Pero nada será igual. El Flaco vestirá la camiseta adversaria, la amarilla del Las Palmas, el equipo de su tierra, y esos pases imposibles que sigue regalando a los 37 años correrán a favor de un rival directo del Dépor por el ascenso.

El recordado dorsal 21, héroe de Múnich y de tantos partidos imposibles de olvidar, pero sobre todo modelo de una forma de ser templada y fiel únicamente al fútbol, el deporte que ama sobre todas las cosas, llega en el peor momento posible, con la alineación del Dépor hecha unos zorros a causa de las lesiones, las sanciones, el traspaso de Culio y la llegada de refuerzos, tan recientes que aún no se han entrenado con su nuevo equipo. Preocupa especialmente la solvencia del sistema defensivo, donde Seoane, Kaká y el casi debutante Teles apoyarán a un renqueante Insua y a Manuel Pablo, que juega a banda cambiada. Pero ahí sigue Lux.

En ataque, Fernando Vázquez otorga galones a Juan Domínguez, quien llevará el peso del centro del campo ante su gran ídolo, mientras recupera a Luisinho, una garantía de fútbol por la banda izquierda, y sostiene a la derecha a Antonio Núñez, cuyo estado de forma tiene que seguir mejorando. Para el dúo de ataque se prevé que confíe en la gente de la casa: Juan Carlos, de nuevo en su posición natural y quien ayer practicó y practicó los saques de esquina, así como el bullicio de Luis Fernández, titular por primera vez desde la última victoria deportivista, hace más de un mes contra el Alavés en Riazor.

Si el Dépor dominó la primera vuelta desde un irreprochable rendimiento defensivo, de cara al tramo decisivo del calendario, que se abre hoy, el ataque redoblará su importancia. Con Toché, el goleador esperado, aún como observador en el palco, la propia competición obligará a los coruñeses a dar un paso adelante en su faceta ofensiva para instalarse de forma definitiva en las dos primeras plazas.

Y es que si el líder no gana, acumulará cinco jornadas sin conocer el triunfo. Pero, sorprendentemente, su ventaja sobre la promoción apenas ha menguado. Pase lo que pase esta mañana continuará otra jornada más (y será la décima consecutiva) en ascenso directo. En cambio, el Las Palmas, en el que también viajan Aythami y Momo y que es quizá el mayor candidato a subir junto al Sporting y a los tres descendidos, acabó la primera vuelta más allá de la sexta plaza. Será el nuevo desafío de Valerón en Riazor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

El último ídolo regresa a Riazor