El Dépor da su versión más pobre

Sin ideas en ataque ni sobriedad defensiva no pareció aspirante al ascenso


redacción / la voz

La peor cara del Dépor llegó en la undécima jornada, cuando volvía a su querido territorio a domicilio, donde había ofrecido sus mayores alegrías de la temporada. Con importantes bajas en la alineación y la ausencia de sus entrenadores en el banquillo estaba llamado a dar un paso adelante frente a un rival en aprietos. El Tenerife, recién ascendido a Segunda, apenas había ganado un partido en casa.

Defensa

La quinta acción a balón parado que encaja

Antes de partir hacia Canarias Fernando Vázquez sostuvo que no le quitaba el sueño el escaso tino de sus futbolistas a la hora de defender las acciones de estrategia. Víctimas de un mal arranque de Liga en este tipo de lances, cuando el Córdoba y el Murcia se llevaron sendos triunfos de Riazor de esta guisa, las dos últimas también resultaron decisivas. El Zaragoza abrió el marcador de saque de esquina y el Dépor solo pudo salvar un punto in extremis. Ayer otro córner defendido sin la intensidad debida volvió a revelarse fatal para sus intereses.

Estilo

Con Juan Domínguez desaparecido faltan ideas en ataque

El paso de las jornadas acrecienta la sensación de que la abrupta despedida de Valerón dejó huérfano de fútbol al Dépor. Su mejor socio, Juan Domínguez, parece padecer la morriña del Flaco y con el paso de las jornadas su fútbol ha decaído alarmantemente. Ni siquiera la entrada de dos nuevos jugadores creativos a su lado, como Juan Carlos y Bicho, subsanaron los problemas de su equipo en esta parcela.

Centros

La apuesta de las bandas no surtió efecto

El gol del Tenerife derivó en una especie de revolución deportivista sobre el campo. Vázquez dio entrada a un delantero y un central para cambiar el sistema y apostar por los centros desde las bandas. Sin embargo, ni Manuel Pablo ni Laure se prodigaron en esta labor y el Dépor solo insistió hasta el final mediante acciones embarulladas y el juego discontinuo de Rudy. Un bagaje muy pobre.

Ataque

Sin disparos a portería ni de Borja ni de Luis Fernández

El mal fútbol deportivista quedó perfectamente reflejado en la escasa aportación ofensiva de los dos delanteros centro con que acabó el partido. Ni Borja, autor de cinco goles esta temporada, cuatro lejos de Riazor, ni Luis Fernández dispararon a portería en todo el partido. Es más, sus acciones más destacadas fueron en defensa, como cuando el canterano corrió en los últimos minutos de partido por su banda izquierda para frenar un contragolpe del Tenerife.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

El Dépor da su versión más pobre