Los chavales se van de Copa

Fernando Vázquez cita a siete del Fabril para jugar mañana en Córdoba


a coruña / la voz

Desfilaban Aythami y Zé Castro, se dilataba lo de Marchena, y Fernando Vázquez seguía tan tranquilo. Nunca ocultó el míster que la línea de centrales era la menor de sus preocupaciones. Y no porque no le conceda importancia a la zaga (a ella consagró, también por obligación, la mayor parte de la pretemporada) sino por la absoluta seguridad que siempre ha tenido en los mimbres blanquiazules en esa zona. Lo ha demostrado con Insua desde el primer día, y lo recalcó el domingo con Uxío. Y por si quedaba la más mínima duda, ahí está la convocatoria que facilitó ayer para el duelo copero ante el Córdoba. En ella aparece Quique Fornos, un futbolista de solo 16 años que ha pasado la mitad de su (hasta la fecha breve) vida recortando plazos. Vázquez lo tenía calado desde la pasada temporada, cuando ya saltó antes de tiempo desde el cadete al juvenil y estaba encandilado por su buena sintonía con Rober. Ambos son hoy piezas fundamentales en el Fabril, pero la pareja habitual de Fornos se lesionó en el último encuentro del filial. Cinco que jugaron en Arousa Un choque, el disputado en Arousa, en el que también tuvieron minutos otros cuatro de los convocados para acudir mañana al Nuevo Arcángel -Deak, Teles, Cañi y Dani Iglesias-. Nómina destinada a dar descanso a los más habituales en los partidos de Liga y a que los chavales vayan fogueándose para cuando sea necesario que tengan un mayor protagonismo en una competición (la de Segunda) extraordinariamente larga. Junto a los fabrilistas, es muy probable que otros de los poco habituales tengan opciones de hacer méritos. Fabricio, Manuel Pablo, Wilk o Luis Fernández apuntan a un once en el que también se espera a Diego Seoane. El lateral pasó ayer por la sala de prensa de Abegondo y allí habló del tiempo que pasó cedido en el próximo rival del Dépor: «Estuve seis meses allí, estuve muy bien, me trataron muy bien, le tengo cariño a Córdoba y es especial volver». Ahora regresa a la ciudad andaluza con la idea de hacerse valer: «Cualquier partido, cualquier cosa que no sea un entrenamiento, para un jugador que no está contando es muy bueno para demostrar que puedes valer». Y es que Seoane está satisfecho por haberse quedado finalmente en A Coruña, pero «estaría mejor si estuviera más contento, que es cuando juegas. El primer paso está dado, pero no me llega. Hay que ir a por el segundo». Intentará darlo en compañía de varios chavales, aunque no tantos como quizá le gustaría a Fernando Vázquez. Y es que el técnico tendrá que alinear a siete futbolistas con ficha profesional. Detalle que obliga a hacer muchas cábalas para reservar a los jugadores más utilizados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Los chavales se van de Copa