No vale blindarse con la afición


Nadie busca con agrado entrar en temas espinosos como últimamente resulta hablar del Deportivo. Sabemos que camina con serias dificultades, tanto el equipo profesional de fútbol como los dirigentes a quienes, ahora, se suma el entrenador quien hace poco declaró: «Tengo la mejor plantilla de jugadores en mi trayectoria como técnico». Una plantilla con la que armó un equipo que, en 14 jornadas, solo ganó dos partidos. Es la realidad de este Deportivo que cayó (2-3) ante el Betis. Al final del encuentro, mientras un sector de seguidores manifestaba enfado, Oltra explicaba (?) las causas de una derrota que causó impacto por la forma en que se produjo, después de creer como mínimo que se mantuviera el 2-2, porque se jugaba en casa y, después de levantarse el equipo de aquella manera, tampoco era descabellado creer en el triunfo.

Cuando Oltra se percató de que los tiros iban contra el tan comentado cambio, se acomodó con frases carentes de crédito: «Estoy seguro y convencido de que lo vamos a sacar adelante», o esta otra: «Apelo a la unión del grupo, de la afición, que ha estado espléndida».

En los últimos años, en el club coruñés y en momentos complicados, es costumbre blindarse resaltando «la magnífica afición que tenemos», como si resultara válido escudarse en los incondicionales seguidores. Habría que saber cuántos aceptan y cuántos son los que rechazan esa forma de actuar. ¿O es qué no les recuerda esto una a nueva edición de la última temporada de Lotina?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos

No vale blindarse con la afición