Gustavo Munúa: «En el Dépor sentí impotencia»

Cree que cuando estaba preparado para ser titular no se lo permitieron


A Coruña / La Voz

Habitual suplente en el Dépor, Munúa (Montevideo, 1978) no ha dejado de ser titular desde que salió de A Coruña. Ahora se destaca como uno de los líderes en este Levante europeo.

-¿Qué está aprendiendo en el Levante? ¿Qué le aporta que no tuviera en el Dépor?

-Se aprende en todas partes. Pero en el Levante sí que hay algo diferente, que es la humildad que hay en todo: en el hincha, en el club y en el grupo que tenemos. Es un vestuario muy unido, el mejor que he tenido desde que estoy en España sin lugar a dudas por la unión que tiene, por el día a día. Ojalá que lo podamos mantener. Sabemos que en una familia puede pasar cualquier cosa, pero ojalá que aquí en el Levante podamos mantener esa unión, que es muy linda, y podamos seguir estables como estamos hasta ahora.

-¿El Levante es lo mejor que le ha pasado, o también recuerda con cariño al Dépor?

-Yo pienso que vas pasando etapas. Al Deportivo siempre le voy a estar agradecido porque me abrió las puertas para venir a Europa, en su momento a un club grande como era aquel, que estaba entre los diez mejores del mundo. Siempre lo voy a repetir: sin pasaporte, un portero extranjero, muy difícil llegar a un club grande. Y el Deportivo me abrió las puertas. Me hizo aprender mucho. Es una realidad que he sufrido muchísimo, me han sucedido cosas que siempre pienso que es bueno acordarse para que no vuelvan a suceder. Uno siempre estuvo y siempre quiso estar y por diferentes motivos en el Deportivo nunca terminé de cuajar. Pero por suerte me quedé en esta Liga para poder demostrar que podía jugar acá.

-¿Llegó a dudar de usted?

-Jamás. Jamás. En el Deportivo sentí impotencia, muchísima impotencia y no había cómo poder demostrar nada. Muchísima impotencia que me ha llevado a muchísimos temas que no vale la pena ni comentarlos, porque fueron muy difíciles de superar en aquel momento.

-Pese a todo, no se arrepiente de haber fichado por el Dépor...

-Al contrario, soy un agradecido, un agradecido. El club no tiene nada que ver. Confió en mí y apostó por mí en una de sus épocas más importantes.

-¿Le quedará siempre la espina de no haber jugado más aquí?

-Desde que me fui prácticamente he jugado siempre. Con el único técnico que no me he podido ganar el puesto, e incluso no me ha permitido pelearlo, fue con Caparrós. Con Irureta me pude ganar el puesto, con Lotina a los tres meses de llegar pude ganar el puesto, lamentablemente después hubo un incidente que todos conocen y que tuve que pagar yo. Pero yo con todos los técnicos que estuve en España, menos con uno, que fue Joaquín Caparrós, me he ganado el puesto, con todos. En A Coruña cuando pensaba que estaba preparado para tirar para arriba, lamentablemente me intentaron... fue un momento muy difícil realmente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Gustavo Munúa: «En el Dépor sentí impotencia»