Manuel Díaz «El Cordobés», en «Mi casa es la tuya»: «Me hice torero por venganza, tenía que vengar a mi madre»

Marta Ruiz Martínez
M. Ruiz REDACCIÓN

TELEVISIÓN

Telecinco

El torero visitó a Bertín Osborne en «Mi casa es la tuya» junto a su hermano Julio Benítez

16 ene 2018 . Actualizado a las 11:15 h.

Manuel Díaz ha visitado a Bertín Osborne en Mi casa es la tuya junto a su hermano Julio Benítez y ha revelado aspectos hasta ahora desconocidos de su vida, como la principal razón que tuvo para lanzarse al ruedo y enfrentarse al toro. 

«Yo me hice torero por venganza, porque yo tenía que vengar a mi madre, no hablo de venganza de mala manera, yo tenía que buscar la realidad, mis raíces, mi sangre», confesó Manuel Díaz en Mi casa es la tuya

«No me quedó más remedio en mi vida. Era la única arma que yo tenía para intentar darle justicia a lo que mi madre estaba sufriendo», explicó sobre su decisión de hacerse torero.

En su charla con Bertín OsborneManuel Díaz reconoció que no había sentido una vocación temprana para ser torero. «¿Vocación, sí? Luego. Pero yo realmente cuando tenía 13 años lo que me gustaba era jugar con los niños, al pilla-pilla, yo no me ponía a entrenar desde chiquitito como hacen niños ahora...», explicó.

El torero recordó uno de los momentos más importantes de su vida, cuando su padre Manuel Benítez «El Cordobés» salió en televisión diciendo que sí era su hijo. «Me quité un peso de encima, me liberé, nació como un Ave Fénix, me comía el mundo en ese momento», rememoró emocionado. Explicó que en ese momento llamó a su madre, que estaba llorando. Después se fue a su casa y le dio un abrazo: «el abrazo de mi vida, que se paró el tiempo, el más significativo, con cosas dichas sin palabras».

Manuel Díaz ya es hijo reconocido de El Cordobés. Su lucha finalizaba en 2016 cuando un juzgado hacía público que las pruebas de ADN revelaba que era al 99,9 % hijo de Manuel Benítez. «Lo único que me gustaría decirle a mi padre es ‘gracias’. No puedo obligar a alguien a que me quiera», contó ayer en Mi casa es la tuya.

En el programa de Bertín Osborne, Manuel Díaz, de 49 años,  y Julio Benítez, de 32, se han encontrado por primera vez en televisión y lo han hecho en la localidad cordobesa de Palma del Río, lugar de nacimiento de su padre, Manuel Benítez «El Cordobés». Los dos hermanos han dejado claro la buena relación que mantienen en la actualidad y el amor y el respeto que les une a pesar de las dificultades que han sufrido en el pasado. 

Han recordado su primer encuentro, gracias a Chema, hermano materno de Manuel. Se vieron en la cafetería de un campo de golf. «Nos tiramos tres horas de reloj hablando», contaron a Bertín Osborne.   

«El día que conocí a Manuel, me di cuenta de lo mucho que se parece a mi padre. Me sorprendieron las manos y los andares», explicó Julio Benítez que recordó también que en su casa no pusieron ningún problema a la cita.

Manuel Díaz y Julio Benítez han toreado juntos varias veces, aunque su padre nunca ha ido a verlos a la plaza.  El sueño del menor de los hermanos es torear algún día junto a su padre y Manuel. «Un día estaremos en la plaza los tres juntos», concluyó.

Manuel Díaz y Julio Benítez, la unión de los hijos de El Cordobés

C. Aldegunde

Bertín Osborne ha logrado lo que nadie hasta el momento: reunir a dos de los hijos de El Cordobés en el programa de televisión Mi casa es la tuya. La parte más morbosa es ver el reencuentro entre Manuel Díaz, que desde hace años se proclamaba como hijo no reconocido del torero, junto a su hijo menor, Julio Benítez, ambos dedicados al toreo en la actualidad. Porque la lucha de Manuel Díaz porque su padre reconociese su paternidad terminaba hace más de un año, cuando un juzgado hacía público que el ADN de Manuel Díaz y el de Manuel Benítez El Cordobés coincidía al 99,9 %, y por lo tanto era más que probable que fuesen hijo y padre. Aunque Manuel Díaz intentó evitar a toda costa que el proceso terminase en los tribunales, la negativa del torero a reconocerle como hijo hizo que emprendiese una batalla judicial que terminó ganando. «A veces los genes te juegan una mala pasada... Cosas de la vida. El tiempo pone a cada uno en su sitio. Yo estoy en el mío. ¿Y tú?», le preguntaba en aquel momento Manuel Díaz a su padre. Y justo cuando se conocía esta resolución, el matrimonio de más de 50 años entre Manuel Benítez y su mujer, Martina Fraysse, con la que tiene cinco hijos, Maribel, Manuel María, Rafael, Martina y Julio, se terminaba.

Seguir leyendo