Un viaje al país del año catapún

La programación de Nochebuena sigue fiel a las viejas tradiciones. Mucho humor y música y poca innovación en la jornada más familiar del año


Hasta hace muy poco, El Almendro nos anunciaba la Navidad televisiva, compartiendo protagonismo durante un tiempo con el calvo de la lotería hasta que cometieron la torpeza de darle la puerta. La disolución de esos iconos audiovisuales, dos clásicos, dio paso a un cierto estado de angustia catódica, mutada en relativa melancolía, mientras las generalistas iban a lo suyo, fieles a una pócima con ingredientes de simpleza aplastante: humor y música, o música y humor, que tanto monta. Igualito que en el año catapún?

Añorados Martes y Trece junto a Cruz y Raya, quizá queriendo evitar con humor la evolución a trauma de aquella melancolía, La Primera recurre a Josema y Flo(rentino) con ¿Y ahora qué?, en el que hubo de todo como en botica. La pública, que hace bueno lo de experimentar sí, pero con gaseosa, completó con un homenaje a Nino Bravo guiado por la omnímoda Anne Igartiburu, y ¡sorpresa! recurrieron otra vez al incombustible y muy contento de haberse conocido Rafael, en un recital desde Las Ventas.

Un especial de cinco horas, con breve apelación a imágenes navideñas de archivo, dirigidas a un grupo de población que, suponen, es alérgico a los cambios y para qué andar con virguerías. Pretendían liderar la noche y la suya es audiencia agradecida si no meneallo.

Tampoco Telecinco sudó la camiseta, sabedores de que La Primera manda y sus fans hubieran preferido un especial con las estrellas coyunturales Belén Esteban y Jorge Javier, pero como los reservan para las campanadas, recurrieron a La noche en Paz (¿lo pillan?) cinco horas con Paz Padilla y Joaquín Prat en el que, entre otros y unas pizcas de humor, cantaron Bisbal, Chenoa, Rosa de España, La Oreja de Van Gogh, David Civera y Los del Río, «¡Hey, Macarena!...». Resplandecía el país del año catapún. Antena 3 prescindió de pasearse por las ramas y optó por asegurarse a los fieles de Bart, Homer, Lisa y el resto de la tribu con dos horas de Los Simpson , incluyendo el primer capítulo de su 20.ª temporada.

La Sexta pasaba por allí y al sospechar que ni migajas pillaría, sacó a pasear a Wyoming y a Buenafuente, entre cine intrascendente. Cuatro recurrió a uno de sus activos, Pablo Motos y E l hormiguero , tomando a Flashforward como coartada a su manera. O sea, como todas las semanas. Finalmente TVG intentó ser original sacando a relucir su exitoso Larpeiros con un menú especial y la ventaja de que los jugos gástricos de la audiencia ya trabajaban con mesa y mantel, añadiendo una de sus joyas, Alalá, y el Especial Noiteboa , además de cine y Carlos Núñez.

Dos clásicos de siempre, el Mensaje de Navidad del Rey y esa gran ceremonia televisual que es la misa del gallo, desde la basílica de San Pedro de Roma, pusieron la guinda.

Ahora bien, va siendo hora de dejar atrás el año catapún y que a esos potenciales veinte millones de visitantes les suban al Enterprise en busca de otra televisión más fresca e imaginativa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Un viaje al país del año catapún