Manu Chao cerró la tercera edición del Festival do Norte

Durante tres días lo mejor de la escena «indie» se concentró en Vilagarcía La fiesta llegó ayer a su fin. Tres días de conciertos marcados por la estela de Manu Chao hicieron congregarse en Vilagarcía a toda una legión «indie». De países como Portugal, Alemania y Holanda y de todos los puntos de nuestra geografía había representantes en la zona de acampada de A Lomba, el verdadero termómetro de la fiebre musical que contagió a la ciudad.


VILAGARCÍA

Los conciertos se iniciaron el jueves y no finalizaron hasta ayer. Conforme pasaban los días, Vilagarcía experimentaba una transformación que no era ajena a los vecinos. De repente, los jóvenes tomaban las calles. Jóvenes que no eran de la ciudad y que lucían pelo largo, tatoos y piercings. La respuesta había que buscarla en el cartel de Festival do Norte.El certamen atrajo a todo tipo de fauna urbana. El primer día, el tono pop de las actuaciones hizo que reinase la estética sesentera. La fusión musical planeada para ayer aseguró que el grueso de los allí presentes fueran los irreductibles seguidores de Marley y compañía. La sede de todos estos mochileros estaba en un pequeño campo de fútbol anexo al terreno de juego del Arosa F.C. Era la zona de acampada, un terreno yermo donde no crece ni un brizna de hierba.Por la noche las fiestas estaban aseguradas. El yembé y la guitarra retumbaron hasta tarde.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Manu Chao cerró la tercera edición del Festival do Norte