Juan Carlos Balbuena: «Quejarse es de cobardes»

SOCIEDAD

MARCOS CREO

El cantante de El Combo Dominicano lamenta desde Canarias el extraño verano que les tocará vivir

23 jun 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

A estas alturas, Juan Carlos Balbuena (Puerto Plata, República Dominicana, 1973) tendría que estar dando brincos por las fiestas de Galicia y haciendo brincar a la legión de seguidores que tiene El Combo. Pero no, está descansando en Canarias con el resto del grupo y disfrutando, por primera vez en muchos años, de un verano en familia, que es algo que echaba en falta.

-¿En serio, solo descanso?

-Bueno, hay una gran incertidumbre. Tenemos muchas ganas de trabajar, pero unas cosas son las ganas y otras las posibilidades que hay de hacerlo. Esto es una cadena que tiene que ser rentable para todos. Muchas fiestas se están cayendo y la gira tiene que ser rentable. Más para nosotros, que tenemos que desplazarnos desde Canarias.

-La Panorama no va a hacer gira.

-Desde mi punto de vista, es comprensible. Es una inversión muy grande para poco verano, pocas actuaciones. Son orquestas que no pueden bajar mucho el caché.

-Va a ser un verano muy raro

-Rarísimo. Nosotros seguimos componiendo, preparando temas desde casa, aunque estamos acostumbrados a trabajar con el público. Pero hay que adaptarse, como todo en la vida. A veces también hay que improvisar y, si lo gestionas mal en tu mente, será menos llevadero para ti.

-¿Cómo pasó el confinamiento?

-En casa, en familia. Cuando hay tanta actividad a uno no le da tiempo a estar en casa, relajado. Llevo desde 1990 en España y nunca he dejado de trabajar. Y cuando empezamos las giras gallegas, más trajín aún. Por eso lo estoy aprovechando. Igual demasiado, que estoy empezando a echar barriguita, ja, ja.

-¿Cómo se explica el éxito tan grande que tiene una formación como la suya en Galicia?

-Al principio no fue fácil. Cuando llegamos fue como cuando te invitan a una fiesta de ricos y tú eres muy pobre y tienes que pedir unos zapatos prestados. Nosotros en Canarias teníamos mucho éxito, pero de gente. No era muy rentable porque en Canarias es muy difícil vivir de la música. Y cuando vinimos, era un desastre. Tuvimos que readaptar el repertorio, poner una chica, aprender los pasodobles... Pero luego empezó a pegar fuerte Shakira, Juan Magán...

-Y todo empezó a funcionar.

-Sí y con otra cosa, que nosotros siempre hemos tenido un trato muy cercano con el público y poco a poco se fue formando una historia. Y seguimos trabajando. La verdad es que tenemos un público incomparable.

-Parecen muy distintos canarios y gallegos.

-Aparentemente hay más fiesta en Canarias, pero en Galicia, cuando te metes, te das cuenta de que no hay cosa que le guste más a un gallego que una fiesta. Si no las hay, se las inventan: la festa del porco sin rabo, ja, ja. Cualquier excusa es buena. El gallego es muy fiestero.