Un antes y un después en la LEB

La opinión de dos agentes ourensanos evalúa los efectos del parón para clubes y los jugadores


OURENSE

La pandemia marcará un antes y un después en el deporte y el baloncesto no será una excepción.

En Ourense hay dos agencias de representación de jugadores y ambas apuntan a las dificultades y problemas que generará en su trabajo, en los jugadores a los que representan y en ligas como la LEB Oro.

Roi Rodríguez y Pablo Míguez llevan más de dos años trabajando en la agencia Helpingballers y ambos ahora lo hacen cada uno desde su casa, pero en contacto continuo, como reconoce Roi Rodríguez: «Todo este tiempo lo paso encerrado en casa y trabajando más todavía porque esta situación ha provocado que el tiempo se nos echó encima sobre todo al cancelarse primero la NCAA y donde todavía no tenías analizado todos los jugadores de formación americanos».

La incertidumbre les crea dificultades en el trabajo diario: «Por momentos durante el día tienes momentos de bajón porque no sabes bien para que trabajas con la situación que tenemos delante y para el futuro, llena de incertidumbres en todos los sentidos y cuando los jugadores te preguntan, lo peor es que no tienes respuestas».

Y deja claro que España ya va por detrás con respecto al resto de ligas europeas que ya decidieron acabar la temporada: «Las ligas europeas pequeñas, que fueron las primeras en parar, son las que llevan ventaja ahora porque ya trabajan para la temporada que viene y son las más sólidas porque no pierden patrocinios, pero el caso de Italia, Francia o España todo está en el aire».

Otra dificultad con los jugadores será saber cómo afrontan la nueva situación: «Los jugadores tienen claro que no se terminará la temporada, pero si hay inquietud para ver que pasará la temporada que viene. El jugador nacional sale poco de sus ligas y lo veo más adaptable a la situación de cada país, de ahí que quizás solo se vaya a donde haya más dinero, pero no todos los casos. En los jugadores existe el miedo ahora mismo a ir a un país donde el foco de la infección es alto como el nuestro».

Y económicamente no tiene dudas que España será la que se verá más afectada por toda esta crisis y ve en riesgo el profesionalismo en algunas categorías: «España va a ser sin duda el país que más va a sufrir la crisis económica y verá como ligas menores de otros países ya están ofreciendo mejores contratos de lo que podrán ofrecerse aquí. El escenario que se presenta prevé que tras la ACB, solo la LEB Oro podrá ser una categoría profesional, siempre que todos los compromisos adquiridos con los equipos a niveles de patrocinio y que la duración de la temporada sea la misma de siempre, se pueda jugar cuanto antes con público y la Federación ponga de su parte al reducir los costes de inscripción, arbitrajes y avales, al menos este próximo año. El resto de categorías pasarán a ser semiprofesionales o aficionados».

Por su parte, Arturo Rodríguez, lleva muchas temporadas con su agencia de Makingplayers, trayendo jugadores referencia en categorías como LEB Oro y reconoce que ahora lo primero es planificar con los equipos el futuro: «Estoy trabajando desde casa, en contacto con algunos clubes, entrenadores y con mis clientes haciendo seguimientos acerca de cómo se encuentran y si todo va bien, así mismo planificando situaciones con ellos de cara a los próximos meses».

Aunque no logra saber qué pasará en el futuro, por la multitud de factores que rodean esta situación: «Estamos en una situación cambiante, según esta situación van surgiendo diferentes escenarios, y en casi todos las repercusiones serán negativas a nivel económico para todas las partes implicadas en el baloncesto, si ya muchos clubes han venido sufriendo dificultades económicas de manera habitual a lo largo de las últimas temporadas, estas se van incrementar ya que se antoja muy complicado el poder competir a puerta cerrada o con aforos reducidos, con todo lo que ello implica a nivel de patrocinios, socios y demás factores que inciden en este deporte».

Y en ese sentido tiene claro que categorías menores se verán más afectadas y la solución la tendrán las propias Federaciones: «Entiendo que va afectar a todo el baloncesto a nivel general, si bien las competiciones más fuertes a nivel global, NBA, Euroliga y algunas primeras ligas en Europa/Asia lo sobrellevaran mejor debido a sus recursos propios, en cambio segundas y terceras ligas de diferentes países estarán más expuestas y dependerán de las herramientas que las federaciones habiliten para las mismas a la hora de facilitar a sus clubes el poder seguir compitiendo en las mismas de la mejor manera posible».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un antes y un después en la LEB