Silencio en la morgue, guerra en Ifema

Viaje al interior del Palacio de Hielo y al hospital de urgencia del recinto ferial de Madrid, dos de los símbolos de la cruda batalla que se libra en la capital

Militares de la UME, en la morgue provisional instalada en la Ciudad de la Justicia
Militares de la UME, en la morgue provisional instalada en la Ciudad de la Justicia

Madrid / La Voz

El Palacio de Hielo de Majadahonda volvió a abrir sus puertas tras un mes cerradas. No es para el disfrute de los aficionados al patinaje, sino para convertirse en la tercera morgue de urgencia habilitada por la Comunidad de Madrid para aliviar los colapsados tanatorios de los hospitales y de las residencias. «La nevera», el nombre con el que popularmente se conoce a este recinto comercial y de ocio ubicado en las afueras de la capital, suma sus 440 plazas fúnebres a otras tantas de las que dispone el Palacio de Hielo de Madrid y a las 220 habilitadas en la Ciudad de la Justicia, las otras dos grandes morgues con las que cuenta Madrid y que también están al borde de la parálisis.

Para seguir leyendo, suscríbete a La Voz de Galicia


Estar bien informado nunca fue tan necesario


Más de trescientos periodistas, corresponsales y analistas trabajan en La Voz todos los días para personas como tú, que buscan información contrastada, reportajes y artículos de opinión sobre Galicia, España y el mundo.

SUSCRIPCIÓN WEB+APP
  • Para acceder a los contenidos elaborados para nuestros suscriptores en nuestra web o APP, te ofrecemos nuestra suscripción digital gratis durante los próximos 30 días
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Réplica digital en PDF del periódico impreso
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso el fin de semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso toda la semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia

Silencio en la morgue, guerra en Ifema