Comprar menos ropa, usar más cada prenda

Ecologistas cortan el tráfico en Londres durante su Semana de la Moda para denunciar que el consumo textil se ha duplicado en 15 años, pero el uso de cada pieza es un 36 % menor


Londres / Efe

El grupo ecologista Extinction Rebellion alteró ayer la celebración de un desfile de Victoria Beckham en Londres, en el marco de la Semana de la Moda, al cortar el tráfico de una calle con el fin de exigir a esta industria más atención al cambio climático.

Varios miembros del grupo portaron un amplio cartel verde que decía «Rebelde por la vida» y lo desplegaron en la calle en la que se encuentra el museo Tate Britain, donde había un desfile de Beckham. Hubo también protestas en otras zonas de Londres, como Aldwych y Temple, donde los manifestantes formaron bloques humanos.

Extinction Rebellion informó de que han pedido al Consejo Británico de la Moda (BFC, en inglés) que declare una «emergencia» climática y haga más en favor de este problema global.

El grupo afirmó que el pasado martes se reunió con representantes del BFC para pedirle que utilizara su influencia para transformar el mundo de la moda en una «fuerza» a favor de un cambio cultural para frenar el exceso del consumo, pues representa una «amenaza existencial» ante el cambio climático.

«Tenemos que conseguir que líderes y creadores culturales asuman la responsabilidad», declaró Clare Farrell, diseñadora y una de las fundadoras de Extinction Rebellion.

Farrell indicó que la industria de la moda tiene influencia a nivel global y es una «importante fuente de la devastación ecológica», ya que el consumo de ropa se ha duplicado en los últimos 15 años pero la cantidad de veces que las prendas son usadas por los consumidores ha disminuido un 36 %.

«No hay señales de que esto disminuya y eventos como los de la Semana de la Moda de Londres contribuyen y animan a este crecimiento que no es sostenible», agregó.

En la Semana de la Moda de Londres no se han mostrado pieles de animales en ninguno de los desfiles, como parte de la iniciativa Positive Fashion (Moda Positiva) del BFC.

Esta es una plataforma diseñada para «celebrar las buenas prácticas de la industria y alentar decisiones dirigidas a crear más cambios positivos», según el BFC.

«Es necesario volver a comprar poca ropa pero que sea buena»

Susana Luaña

Estudió ADE en Santiago y cuando pensó en crear un negocio propio, echó mano de su pasión por la moda y el diseño. Ella y su hermana María abrieron un espacio multimarca que hace tres años completaron con un atelier de costura. Ana Verde se encarga de los números, pero reconoce que practicar la psicología es fundamental en su empresa.

Ana Verde (Logrosa-Negreira, 1975) echa de menos aquellas costureras que, como su abuela, hacían y deshacían hasta que el tejido se convertía en una prenda artesanal hecha con cariño. Las echa de menos porque las necesita para un negocio hecho a su medida en el que la exclusividad, la discreción y la confianza con el cliente son su bandera.

-¿Cómo acabó en la moda una experta en Administración y Dirección de Empresas?

-Hice ADE en Santiago, en la especialidad de Finanzas, y luego hice un curso de márketing en Dinamarca, y ya entonces tenía en mente montar un negocio. Mi padre me dio un dinero y me dijo que lo invirtiese como me pareciese mejor, podía hacer un máster o montar un negocio, y como siempre me gustó la moda, empecé a tantear marcas, a ir a tiendas, y en el año 2002 abrí en Bertamiráns un espacio multimarca de gama media-alta enfocado para una mujer profesional que no tiene tiempo y tiene que solucionar y donde se puede vestir de arriba abajo: textil, calzado y complementos. Mi hermana María estudió en A Coruña dos ciclos de diseño y patronaje y al año siguiente se incorporó. Siempre nos entendimos bien y estamos contentas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Comprar menos ropa, usar más cada prenda