Un parto en el autocar

Una joven de 19 años dio a luz en el bus en el que viajaba de Galicia a Rumanía


redacción / la voz

Durante el embarazo es inevitable pensar cómo será el momento de dar a luz. Dónde tendrá lugar el parto o quiénes acompañarán a la madre en un acontecimiento tan especial. Es además un momento muy preparado por los padres, con un protocolo de actuación que se conocen al detalle. Sin embargo, el bebé puede tener sus propios planes y desbaratarlo todo. Si le entra prisa por salir cualquier lugar puede convertirse en un paritorio improvisado. Este domingo un autobús que cubría la ruta Galicia-Rumanía fue escenario de una historia que tuvo como protagonistas a tres mujeres y que terminó con el mejor de los finales.

Una mujer embarazada, de 19 años de edad, viajaba con su marido y también con sus dos hijos. Cuando el autocar se encontraba en la autovía A-67 a su paso por la localidad cántabra de Los Corrales de Buelna, la mujer, de nacionalidad rumana, se puso de parto. El conductor detuvo el autocar y rápidamente se avisó a los servicios de emergencia del 061 de Cantabria. Pero la niña no parecía dispuesta a esperar por el personal sanitario, así que empezó a empujar a su madre para salir. El marido y sus hijos no sabían cómo actuar. Uno puede tener todo previsto menos ejercer de matrona. En ese momento de máxima tensión intervino una pasajera del autobús que tenía los conocimientos necesarios y que no dudó en colaborar. Esta pasajera, de nacionalidad española, acudió al asiento de la mujer embarazada y ayudó a dar a la luz a la niña, según informaciones publicadas en El Diario Montañés.

Unos minutos después llegó a la gasolinera una ambulancia del Soporte Vital Avanzado del Gobierno de Cantabria. Cuando el personal sanitario entró en el autocar, los médicos comprobaron que la niña ya había nacido. Inmediatamente la madre y su hija fueron trasladadas a la Unidad de Partos del Hospital Valdecilla.

Por la tarde, los trabajadores del 061 de Cantabria que habían acudido al lugar, fueron los encargados, con el permiso de los padres, de hacer pública una imagen en la que se podía ver a la pequeña alimentándose. La fotografía iba acompañada además con un breve texto en el que los sanitarios informaban de que el parto, aunque más aparatoso de lo que suele ser habitual, había salido muy bien y que tanto la niña como su madre se encuentran en perfecto estado.

La madre sigue ingresada en el hospital, a la espera de recibir el alta para poder continuar con el viaje que tenía previsto junto a su marido e hijos. Eso sí, desde hace unas horas ya son familia numerosa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
20 votos
Comentarios

Un parto en el autocar