La torre de Torés, salvada por sus vecinos

Suso Varela Pérez
suso varela LUGO / LA VOZ

SOCIEDAD

Alberto López

Consiguen que la Casa de Medinaceli la ceda por 99 años y una donación de 40.000 dólares desde Los Ángeles

17 nov 2017 . Actualizado a las 22:30 h.

La torre de Torés, en As Nogais, es un ejemplo de que cuando la sociedad civil se moviliza por una causa justa ante la parálisis de las administraciones se pueden alcanzar resultados positivos. La Asociación de Veciños de Torés ya había conseguido hace unos años que se hiciesen trabajos de limpieza que al menos dejaron al descubierto los restos de un castillo, datado en la segunda mitad del siglo XIV, y que las visitas al monumento aumentasen en un 80 %. Aquella iniciática movilización tuvo consecuencias visibles, como fueron la celebración de actos de la familia propietaria de la torre, la Casa de Medinaceli, la cesión del monumento al Concello por 25 años o la donación de 6.000 dólares de Carmina Bolaño, una residente en Los Ángeles, descendiente de la familia Bolaño Ribadeneira, propietarios iniciales de la torre.

Pero fueron pasando los años y la maltrecha torre comenzó a mostrar cada vez más grietas, llegando a caer alguna de sus piedras, a pesar de que el Concello la tenía cedida y de que al ser un monumento BIC la ley exige un mínimo de mantenimiento. En febrero de este año, la asociación vecinal con el apoyo del Colectivo Patrimonio dos Ancares pidieron por escrito al Concello y a los grupos de la corporación medidas urgentes para evitar la ruina. «O alcalde comprometérase a acometer as obras de restauración para poñer o castelo en valor, pero o único que se fixo foi limpar a maleza que cubría os muros, o que, segundo o noso entender, máis que arranxar o problema, agravouno», explica el historiador del grupo de Os Ancares Xabier Moure.

Recogida de firmas

Hace dos meses, los vecinos comenzaron una campaña de recogida de firmas que tuvo una buena acogida. El alcalde de As Nogais, el popular Jesús Núñez, alegó que el Concello no disponía del millón del euros que se necesitaría para restaurar el castillo. «Pareceunos unha escusa para desentenderse do problema, porque nós non queremos un castelo novo, non pedimos a súa restauración, nin reconstrución, só que se actúe para evitar as causas do seu deterioro e que se lle dea difusión», señala Moure.