La Justicia gala informará sobre los pederastas que trabajan con niños

La medida afectará a colegios, clubes infantiles o colonias de vacaciones


parís / AGENCIAS

El Gobierno francés anunció ayer que va a preparar una ley, tramitada por el procedimiento de urgencia, para que la Administración sea informada automáticamente de toda condena, e incluso imputación, por pederastia de personas que trabajan en contacto con niños y pueda suspenderlos.

Las ministras de Justicia, Christiane Taubira, y de Educación, Najat Vallaud Belkacem, presentaron este proyecto de ley, que responde a dos casos recientes de enseñantes de los que se supo que habían sido condenados hacía años por ese tipo de delitos, pero que seguían ejerciendo.«Las disfunciones constatadas deben tratarse con una respuesta inmediata», afirmó Taubira, que justificó el recurso a la ley porque la circular que está en vigor desde el 2001 para que la Justicia señale ese tipo de hechos a la administración educativa no ha funcionado.

El proyecto entrará en vigor desde el curso próximo. Será obligatorio informar cuando se trate de personas que tienen «un contacto habitual con menores», lo que cubre a los enseñantes, pero también a otros colectivos, como los encargados de clubes infantiles o de colonias de vacaciones.

Presunción de inocencia

La Justicia tendrá que comunicar «todas las infracciones de carácter sexual que afectan a los niños», según la ministra de Justicia, que no descartó añadir más delitos. Se dará cuenta de las condenas, pero también de las imputaciones e incluso se podría ir más allá y lanzar advertencias desde que se presente una denuncia o se abra una investigación judicial porque «puede haber actos que requieran que se señalen a la Administración» para que «se puedan tomar medidas». Ése será uno de los puntos más delicados porque, como reconoció Taubira, entra en juego la obligación de garantizar también la presunción de inocencia.

A finales de marzo fue encarcelado el director de una escuela del sudeste de Francia sospechoso de haber violado a varias alumnos, en un caso que indignó a la comunidad educativa y a la sociedad francesa. El acusado, de 45 años y padre de familia que ejercía desde el 2014 en una escuela primaria en Villefontaine, estaba a cargo de una clase de segundo año, y ya ya había sido condenado en el 2008 a seis meses de prisión por tenencia de pornografía infantil.

Según una fuente judicial, el hombre obligó a varios alumnos a hacerle felaciones en lo que llamaba «un taller del gusto», durante el cual los niños, con los ojos vendados, debían identificar «cosas» que les hacía probar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La Justicia gala informará sobre los pederastas que trabajan con niños