El enigma de por qué algunos ven un vestido azul y negro y otros, blanco y dorado

La Voz REDACCIÓN

SOCIEDAD

La incógnita del color de una prenda de ropa, que ha conseguido dividir a las personas a nivel mundial, se ha convertido en el debate del momento. La culpa de todo la tiene nuestro cerebro

05 mar 2015 . Actualizado a las 16:50 h.

El enigma del blanco y dorado o negro y azul de un simple vestido sigue dando que hablar. Una inocente fotografía ha acabado causando un debate sobre la diferente percepción que pueden tener varias personas de una misma realidad. Dos personas, sin problemas de percepción de color, mirando a la misma pantalla, están viendo colores diferentes. Y no hablamos de pequeños matices en los nombres de los colores del vestido, sino que hablamos de tonalidades indiscutiblemente diferentes: o blanco y dorado o azul y negro.

Y hay quienes, a lo largo de una jornada, cambian su propia percepción y son capaces de verlo de la forma opuesta a la que veían antes. ¿Cómo puede ser posible? Pues por una ilusión óptica, que te explicamos en este artículo.

Pero para los pocos que quedan en el mundo que quizás no estén al tanto, vamos a recapitular, para entender de qué va esta historia que ha hecho que blanco y dorado y azul y negro estén en boca de todo el mundo en los últimos días. Una historia que ha tenido como consecuencia que la tienda que comercializa el susodicho vestido, que ya es The Dress, no uno cualquiera, haya triplicado el volumen habitual de ventas. Que ha provocado que un vestido azul y negro vaya a tener una versión en blanco y dorado, según ha afirmado un portavoz de la firma.

El origen del debate

Todo empezó cuando una usuaria de Tumblr decidió pedir ayuda a sus seguidores para preguntarles una duda existencial: ¿de qué color era un vestido concreto? Decía que ella y sus amigos no eran capaces de llegar a un acuerdo y se «estaban volviendo completamente locos».

La inocente pregunta de Swiked -así se llama la chica que montó todo el asunto- ha creado un cisma a nivel mundial: entre los que ven el vestido blanco y dorado (a los que ya se conoce como Gws -«gold and white»-) y los que lo ven azul y negro (los Bbs -black and blue-).

Los primeros consideran que, en realidad, el vestido está a contraluz y, por eso, el blanco y el dorado aparecen un poco oscurecidos. La otra parte cree que lo único que pasa es que toda la foto está sobreexpuesta, tanto el fondo como el objeto, y que no es más que el azul y el negro quemados.

En unas horas, el mundo se volvió loco, y muchos expertos se han puesto a analizar el fenómeno, que provoca encarnizadas disputas y miradas incrédulas de la gente de un bando a los del otro y ya ha hecho del tema el primer trending topic mundial, #theDress. En España, además, «Blanco y Dorado» y «Azul y negro» están entre los diez primeros temas del momento en Twitter.

El impacto

De hecho, pocos han sido los que no se han hecho eco del tema estrella. Entre ellos, está la siempre dispuesta a tuitear Kim Kardashian, que confesó que su matrimonio podría haber encontrado uno de los temas de mayor separación en el vestido. Kanye y ella no ven el mundo de la misma forma.