Teresa Mesa: «Lo que pide Teresa Romero es una barbaridad»

Asegura que la auxiliar de enfermería no le ha agradecido su labor como portavoz y critica al abogado. SIGUE AQUÍ TODA LA INFORMACIÓN SOBRE LA CRISIS DEL ÉBOLA


madrid / la voz

Fue la persona que dio la cara ante los medios de comunicación en las puertas del Carlos III de Madrid para dar cuenta de la evolución de su amiga Teresa Romero. Ahora se siente decepcionada porque ni la auxiliar de enfermería ni su marido la hablan.

-¿Ha hablado con Teresa Romero desde que salió del hospital?

-No. La última vez que lo hice fue para explicarle que había dejado de ser portavoz. Me preguntó por qué había dejado solo a Javi, y que le habían dicho que era por agotamiento. Le dije que no era así, que estaba agotada porque tenía que atender a los medios y mi trabajo, pero que su marido, por orden del abogado, me había quitado. Me respondió que no entendía nada. Cuando se enteraron de que había hablado con ella, le retiraron el teléfono.

-¿Ha intentado ponerse en contacto con ella otra vez?

-Sí, pero no me ha cogido el teléfono. Seguro que mi número lo tiene bloqueado. No es que no quiera hablar conmigo, es que la tienen como raptada. Cuando hablé con ella le dio mucha alegría, pero ha estado encerrada en una habitación y a saber qué le han contado.

-¿Desde cuándo la conoce?

-La conocí hace diez años. Vinieron a mi tienda para que les echara las cartas. Manteníamos una amistad desde entonces.

-¿Quién la eligió para ser la portavoz de la familia?

-Fue Limón. Me enteré por los medios de comunicación de lo que les estaba pasando, e intenté hablar con ellos. Él había desconectado el teléfono, y le envié un correo electrónico en el que le decía que estaba con ellos emocionalmente y que los quería mucho. Entonces me llamó, me dijo "ayúdame, estoy muy solo, me encuentro muy mal anímicamente, me han matado al perro"; se desmoronó y empezó a llorar. Me dijo que la única persona que quería que fuese a verle era yo, porque su familia no había reaccionado. Fui, y él dio la orden de que subiese. El hermano de Teresa estaba abajo haciendo declaraciones, bastante desafortunadas, diciendo que a lo mejor Teresa se había tocado con el guante: le superaba todo esto. Yo se lo comenté a Javi, que lo vio por Internet, y me dijo que le comunicara que se apartara y que fuera yo quien hablara con los periodistas.

-Responsabiliza al abogado José María Garzón de su apartamiento.

-Sí. Aparece un día y yo salgo despedida. Ese mismo día me dijo que todos los platós de televisión que hiciese tenía que pactarlos con él, porque había que estirar las apariciones en televisión. Y yo le respondí que pactar qué, si no cobraba. Le dije que se metiera en lo suyo, que es lo jurídico, y a mí me dejara hacer lo mío, actuar de portavoz, que lo estaba haciendo bien. Fui a ver a Javi y hablé con Teresa, que me dijo que quería dar un abrazo a sor Paciencia por haberle salvado la vida, lo que había comido y que estaba desesperada, la pena que tenía con lo del perro. Cuando bajé a hablar con los medios de comunicación, lo conté. El abogado me dijo que había revelado una conversación privada y que no me quería más allí. Era un jueves, yo le había dicho a Javier que me iba el lunes porque no tenía sentido seguir como portavoz cuando dieran el alta a Teresa.

-Mantiene que Garzón ha engañado a algunos de sus clientes.

-Hay muchas personas que dicen haber sido engañadas por este individuo: los padres de Sandra Palo, la madre de Rocío Wanninkhof, la clínica Bruselas de cirugía estética, una Miss España, etcétera. El mismo día que dejé de ser portavoz, me llamó la madre de Sandra Palo y luego empezaron a lloverme llamadas de supuestas víctimas que me pidieron ayuda. Yo no puedo volverles la cara. Hay muchas, muchísimas presuntas víctimas de Garzón.

-¿Qué le parecen las demandas que ha presentado Romero?

-Una barbaridad. No se pueden pedir por un perro 150.000 euros. No quiero decir que haya estado bien sacrificar al animal, porque se había podido haber investigado con él. Es el modus operandi de Garzón, pedir barbaridades y llevarse el 10 %. La que ha presentado contra el consejero Javier Rodríguez está bien, pero lo que no son acertadas son las cantidades que pide.

-¿Cómo cree que será la vida de Teresa Romero a partir de ahora? ¿Le será fácil reintegrarse a la sociedad?

-Teresa lo está llevando mal. Es una persona muy reservada. Está todo lleno de periodistas. ¿Sabe por qué? Porque no se da una información continuada.

-¿Se arrepiente de haber transmitido algo que no debía?

-Jamás, porque yo siempre tuve autorización, salvo ese día, que me la quitó después de dicha, y fue el último.

-La acusan de que lo que tiene es un ataque de celos contra el abogado Garzón.

-¿Celos de qué? Lo que me da pena es que ha conseguido que mis amigos Teresa y Javier ya ni siquiera me hablen. Lo que me da mucha lástima es de Javier y Teresa, porque van a ser dos víctimas más. Como pierdan los juicios, al pedir esas cantidades tan elevadas e ir el abogado a porcentaje, van a tener que pagarle muchísimo dinero. Por eso voy a televisión y lo digo aquí, para que lo sepan mis amigos, ya que no me responden por teléfono.

-¿Limón y Romero le han dado las gracias por haber sido su portavoz?

-Jamás.

-¿Cómo valora que un médico que atendía a Teresa, el doctor Germán Ramírez, saliera a informar de que ella le había dicho que se podía haber contaminado tocándose la cara con un guante?

-Que alguien pregunte insistentemente a una persona que está tan grave me parece una aberración. Me huele mal. Ella no recuerda nada de eso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
60 votos

Teresa Mesa: «Lo que pide Teresa Romero es una barbaridad»