Si quieres unas Stan Smith, ponte a la cola

Las zapatillas blancas se han convertido en una auténtica epidemia


La Voz

Es un modelo que tiene 40 años, que muchos de los que ahora lo buscan desesperadamente han llevado a las clases de gimnasia de la EGB o con aquellos ásperos chándales en color marino uniforme. Sin embargo, son lo más ahora en la moda, una epidemia que ha cogido desprevenidos hasta a la propia Adidas que no es capaz de dispensar todas las zapatillas que le piden en su web. Tiendas como Bnrd Bernadr, ubicada en el centro de A Coruña, dan fe de ello. Es entrar por la puerta, pedir unas Stan Smith y a dependientes como Javier Suárez o Tamara Cartoira les entra la risa: «En los números de mujeres, los 36, 37 o 38 están agotadas», explica él pocos días después de recibir una amplia remesa. Tienen lista de espera, como en casi todas las zapaterías con esta marca. ¿Qué tiene esta zapatilla? Si es un modelo de siempre, blanco, con suela básica...Pues precisamente eso, que rompe con todo y encaja en cualquier estilo. «Las piden desde niñas de 16 años a chicas mayores», cuentan unos dependientes que no salen de su asombro ante una demanda tan radical. La diseñadora gallega Antía Campillo asegura que recogen muy bien la tendencia boyfriend y son ya un icono que, como las Converse, nunca morirá. «La zapatilla ha traspasado el concepto del deporte y ya está en las pasarelas», explica.

Uno de los pioneros en resucitar este clásico fue Marc Jacobs, que durante años ha sido muy fiel a este modelo y en uno de los eventos para Louis Vuitton hizo una declaración de intenciones luciendo un par muy gastado del brazo de Sofía Coppola, otra de las devotas de las Stan, que se crearon en el año 1972 y fueron el primer calzado deportivo para pista confeccionado íntegramente en cuero. La zapatilla es un homenaje al tenista Stan Smith, que brilló en la década de los setenta y desbancó a Ilie Nastase, otro jugador cuyo nombre sirvió para bautizar a otro modelo mítico de Adidas. El primero era famoso por su caballerosidad y su estilo; el segundo, por sus bromas y su media melena.

Este calzado es el rey indiscutible de la temporada, pero muy pocos deportistas pueden dar alguna razón que explique su valía. Deportivamente están superadas y la fiebre por esta moda está detrás de la apuesta de gurús como Phoebe Philo, una diseñadora nacida en el 1973 y que este año fue elegida por Times como una de las cien personas más influyentes del mundo. Referentes como ella las señalan y grandes como Yves Saint Laurent se rinden ante unas simples zapatillas blancas (tienen un modelo idéntico con un toque de color naranja que ronda los 400 euros).

Las de siempre cuestan 95 euros y las más codiciadas son las que llevan el logo verde, pero hay más de 20 marcas que ofrecen su versión: desde las Common Projects (por 300 euros) a las de Pull & Bear (casi idénticas a las de Saint Laurent y de poco más de 25 euros) .

Sin embargo, exjugadores y expertos en calzado deportivo como Manuel Núñez (propietario de www.makingtennis.com) explican que es una zapatilla antigua e igual de básica y ?superada? que las New Balance. «Son marcas muertas que se resucitan por la moda, pero que no aportan nada: no tienen ni cámara de aire, ni el sistema de sujeción de los modelos modernos, simplemente se han puesto de moda y han duplicado su precio, porque hace unos años las New Balance costaban 40 euros y aún así no se vendían». Cuenta este tenista que advierte que las Stan Smith «solo sirven para pasear».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos

Si quieres unas Stan Smith, ponte a la cola