Lujo en pleno bosque gallego

Las Cabañitas del Bosque de Outes es uno de los grandes exponentes gallegos del «glamping», sector turístico en auge. Su oferta ha crecido en agosto


Con satisfacción y aún sorprendidos por la continúa demanda de viajeros, los promotores de Cabañitas del Bosque, uno de los grandes exponentes gallegos del sector de viajes glamping (concepto nacido de la unión de cámping y glamur), avanzan en su oferta turística.

Fue a finales del 2012 cuando echó a andar en Outes, en la aldea O Areal, en el margen izquierda del río Tins, una nueva oferta hostelera que ofrecía a los turistas la posibilidad de aislarse del mundo, y fundirse con la naturaleza, en unas cabañas instaladas entre las ramas de los árboles y a las que el entorno natural no les impedía contar con un lujoso interior. De inicio fueron tres los espacios que se ofertaron pero, ante la gran acogida, el proyecto ha crecido en esta tercera semana de agosto con un nuevo alojamiento en la aldea de Mourelos (también en Outes) y con el proyecto de abrir otros ocho en septiembre en la aldea de Ousesende.

Cada uno de ellos nace con una buena carta de presentación. Además del idílico entorno del que se suspenden, los alojamientos se refuerzan con una pequeña cocina, un dormitorio y un yacusi con hidroterapia y cromoterapia. Como otros elementos diferenciadores se incluyen una chimenea, para las frías veladas de invierno, o servicios como wifi, para que el descanso al aire libre no implique renunciar a las facilidades que puede ofrecer un hotel. Ese es, precisamente, el Leitmotiv que guía al glamping y que encuadra a la oferta gallega dentro de este nuevo concepto turístico en auge.

«As Cabañitas tiveron moito reclamo dende o inicio ao apostar por algo diferente, ao seren un aloxamento rural con algo a maiores. A xente busca descanso pero con comodidades. O de estar en permanente contacto coa natureza tamén chama moito a atención», subraya de inicio Lucía Mosquera, una de las empleadas de la empresa Do Artesanato CAC SL, promotora del proyecto. «Nós temos na zona unha casa rural e aí a competitividade é maior. Nese tipo de aloxamento a oferta é moi ampla. No caso das Cabañitas, e ante a ausencia doutro proxecto similar, a experiencia é única», subraya Lucía.

La iniciativa, una gran desconocida para muchos gallegos, sí ha despegado en las redes sociales, donde suman miles de seguidores, sobre todo mujeres. «É no Facebook onde obtemos unha maior visibilidade. É a través desta conta e das webs de referencia no sector, como Glamping Hub, de onde nos chegan máis peticións do estranxeiro», aclara Lucía. «Moitos clientes proceden de cidades grandes, como Madrid. Buscan relaxarse e aislarse da vida cotiá», refuerza Lucía.

A pesar de la crisis, las tarifas, que oscilan de los 110 a los 150 euros, no han supuesto un problema. «As casas alúganse ben, polo contorno e polos equipamentos que ofrecen, superiores a outros aloxamentos. As cabañas teñen un prezo e os clientes exisen comodidades», prosigue Lucía.

Sobre el tipo de usuarios aclara que el abanico aumenta. En un principio las cabañas nacieron para alojar a parejas, con un espacio apropiado para dos personas. Pero, al cumplir el sueño de muchos niños -el de dormir en una cabaña en el árbol-, las peticiones familiares se incrementan progresivamente. «Entre as cabañas que comezarán a ofertarse en Ousesende haberá algunha cun espazo superior, para que tamén poidan ir nenos», avanza Lucía.

El hecho de que estos nuevos alojamientos nazcan en septiembre, mes en el que termina la temporada alta tampoco implica un hándicap. Desde la empresa promotora aclaran que las cabañas no cierran en invierno y que la acogida, aunque con necesarios altibajos, se mantiene al alza todo el año.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos

Lujo en pleno bosque gallego