Los restos óseos del humano bautizado como «El Hobbit» muestran características de Síndrome de Down

El «Homo Floresiensis» tiene un volumen craneal tres veces menor al de los humanos modernos


Una excavación en Indonesia en el 2004 supuso el hallazgo de lo que se creía una nueva especie de ser humano, al que se le bautizó como El Hobbit por su pequeño tamaño. Ahora, un equipo internacional de expertos ha determinado que estos restos no pertenecería a una nueva especie y que el cuerpo presenta características de Síndrome de Down.

El responsable de este trabajo, publicado en PNAS, Robert B. Eckhardt, ha señalado que el esqueleto de El Hobbit es el de un humano con un desarrollo «anormal» con características importantes más consistentes con un diagnóstico de síndrome de Down.

Las descripciones iniciales de este humano, oficialmente «Homo floresiensis», se centraron en inusuales características anatómicas. Así, destaca un volumen craneal de sólo 380 mililitros -menos de un tercio del tamaño de los humanos modernos- y la asimetría craneofacial, una falta de coincidencia izquierda-derecha en el cráneo, que es característico de este trastorno.

Además, se ha detectado que los huesos de los muslos son cortos. Éstos se utilizaron para reconstruir una criatura que mide unos 1,06 metros de altura. Eckhardt ha señalado al respecto que este tipo de forma del fémur solo coincide con la reducción de altura en el Síndrome de Down.

«Cuando vimos por primera vez estos huesos, varios de nosotros detectamos inmediatamente una perturbación del desarrollo», ha indicado Eckhardt, quien ha explicado que el diagnóstico actual se debe a la unión de varias investigaciones que «han convergido en el Síndrome de Down».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

Los restos óseos del humano bautizado como «El Hobbit» muestran características de Síndrome de Down