Qué hacer con las barras fundidas


El problema más complejo de Fukushima es la retirada de las barras de combustible fundidas que están alojadas en los reactores. En uno de ellos incluso hay grietas, por lo que se cree que la contaminación ha pasado al subsuelo. Pero, en realidad, se desconoce su estado. «Todo lo demás son trabajos de rutina, pero el verdadero problema va a ser qué se hará con las barras fundidas, que es un material de muy alta radiactividad y al que una persona no se puede acercar. Habrá que manipularlo con robots o grúas», explica el catedrático de Física Nuclear de la Universidade de Santiago Ignacio Durán. El experto cree que, al tratarse de una situación excepcional, «puede haber sorpresas, porque si están fundidas y pegadas unas con otras, probablemente habrá que improvisar. Lo que parece claro es que no se podrá manipular de forma rutinaria».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Qué hacer con las barras fundidas