Philip Sington se lanza a novelar sobre el misterio de la hija de Einstein

Un año antes de casarse con Mileva Maric, su primera esposa, Albert Einstein tuvo una hija que fue dada en adopción y cuyo paradero aún hoy se desconoce.


Seducido por su obra científica, el británico Philip Sington se ha adentrado en la parte más íntima de Albert Einstein con un retrato «especulativo» de su hija, abandonada poco después de nacer, que explica por qué el físico separó su vida personal de la profesional para «conseguir sus objetivos».

El resultado es «La chica Einstein» (Alfaguara), una novela que combina la ficción con el relato histórico, que viaja al Berlín previo al ascenso de Adolf Hitler al poder y que pretende demostrar que el amor y el conocimiento «se necesitan, pero están siempre en guerra», ha explicado hoy su autor en su presentación a los medios de comunicación.

Un año antes de casarse con Mileva Maric, su primera esposa, Albert Einstein tuvo una hija que fue dada en adopción y cuyo paradero aún hoy se desconoce. Sólo la correspondencia secreta que mantuvo Maric con su marido, que salió a la luz treinta años después de su muerte, documentan su existencia.

«Ella es el precio que él tuvo que pagar para conseguir elaborar sus teorías», según Sington, convencido de que Einstein «dejó a su hija de lado para demostrar que su vida profesional tenía más valor, porque para alcanzar sus objetivos tenía que separarse de la condición humana».

Desde las primeras páginas del libro, Sington se sumerge en el misterio sobre la identidad de la chica, que aparece en un bosque en coma y prácticamente desnuda, y que enseguida es bautizada como «La chica Einstein» por llevar consigo, como única referencia, un anuncio de una conferencia de Albert Einstein.

Cuando despierta no puede recordar absolutamente nada, ni siquiera su nombre, y eso hará crecer la obsesión personal del psiquatra Martin Kirsch, irremediablemente fascinado por su paciente.

Sington no ha querido hacer un libro que reivindicara las teorías de Einstein, sino una historia de ficción basada en hechos reales, «que ayudara al gran público a comprender el universo Einstein y que mostrara lo extraño que es el universo».

Para Sington, cualquier acercamiento a la percepción que Einstein tenía del mundo «es un ejercicio de humildad muy importante» y con este libro, asegura, «el lector podrá entender sus teorías, sin tener ni idea de física y a través de esa parte psicológica».

«Él decía incluso que el tiempo y el espacio no son como creemos, y si nos equivocamos en eso podemos equivocarnos en todo», recuerda el autor, que asegura que el lector podrá vivir «un momento Einstein» con la lectura del libro, experimentando lo que es «no llegar a entender nada, volverse loco y finalmente conseguir entenderlo».

Después de ver en el cine su anterior novela, «El oro de Zoia», a Sington no le disgusta la idea de que su libro sea llevado a la gran pantalla.

Y es que «La chica Einstein» tiene un marcado carácter cinematográfico, que nace de «la enorme imaginación visual» que tiene este escritor británico que también es periodista y fotógrafo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Philip Sington se lanza a novelar sobre el misterio de la hija de Einstein