El tirón del falso ovni gallego

Un portal de Internet genera un millón de visitas al colgar varios montajes de vídeo en los que un platillo sobrevuela A Toxa y cae al mar de las Rías Baixas


En 1938, muchos estadounidenses vivieron a través de la radio la llegada a la Tierra de una nave espacial cargada de belicosos extraterrestres. Algunos de los oyentes, aterrorizados, creyeron realmente que tendrían que vérselas con los hombrecillos verdes que, tal y como proclamaban las ondas, acababan de aterrizar sobre nuestro planeta. Pocos habían prestado atención al anuncio que, antes del inicio de la retransmisión, había advertido de que todo lo que se iba a escuchar era ficción: un brillante trabajo dirigido por un no menos brillante personaje, Orson Welles.

Quienes no se toparon con ninguna advertencia similar fueron los miles de internautas que hace unas semanas descubrieron en la Red una serie de vídeos sobre la supuesta aparición de un objeto volador no identificado en diversos puntos de Galicia.

En uno de esos vídeos, un grupo de presuntos marineros grovenses se quedan perplejos al comprobar cómo, muy cerca de su barco, cae al mar un extraño platillo. La aparición de dos cazas y un helicóptero negro que los conmina a dejar la zona hace crecer el asombro de los pescadores -«mecagondiola», profieren sin parar- y alimenta en el espectador la certeza de que acaba de presenciar el derribo de un ovni. Una certeza que crece al aparecer en la Red otros vídeos que hablan de la aparición de objetos voladores no identificados muy cerca de allí: sobrevolando alegremente la turística isla de A Toxa a pleno día.

Con todas esas piezas en sus manos, fueron muchos los que intentaron hacerlas encajar. Y aunque en los foros de Internet se cuestionó de inmediato la veracidad del episodio, no todo el mundo estuvo de acuerdo. Alimentando un intenso debate, algunos medios de comunicación gallegos y otros de América Latina dieron cierta credibilidad a las imágenes, que fueron visitadas por un millón de personas a través de YouTube. El caso del ovni gallego llegó a ocupar espacio en informativos nacionales, que abordaron el asunto en tono de chanza, y en programas especializados en materia numinosa, como Cuarto Milenio , que dejaba entrever que los vídeos eran un puro montaje.

La verdad sale a flote

Un montaje confirmado recientemente, de nuevo en la Red. A través de su propio portal, el director de Terra, Rodrigo Pineda, explicó que los vídeos no son más que una forma de rendir tributo a Orson Welles y a su famosa guerra de los mundos.

La agencia DDB y Películas Pendelton fueron los encargados de dar cuerpo a ese homenaje a la comunicación. «En ningún momento hemos querido demostrar que era algo real», explica Pineda en Terra Noticias, defendiendo que con esta campaña no se pretendía ofender a nadie. Lo que sí ha quedado claro con esta experiencia ufológica es que no todo lo que cae en la Red merece ser creído.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos

El tirón del falso ovni gallego