La N-550 multiplica el riesgo en el tramo padronés del Camino

Entre los puntos más peligrosos destaca un cruce sin protección


padrón / la voz

Padrón aguarda desde hace tiempo por la delimitación oficial del trazado del Camiño Portugués a su paso por el municipio, que supondrá la eliminación o mejora de varios puntos que son peligrosos para los peregrinos. El pleno del Concello tiene aprobado por unanimidad de todos los grupos, a instancias del BNG, tomar medidas en uno de esos puntos, la entrada a pie a Padrón por la zona de A Ponte. Se trata de un cruce de vía peligroso, aunque en el municipio hay tres más. El Ayuntamiento ya informó a la Xunta de esos tramos y permanece a la espera de que la delimitación se haga efectiva, según confirmó ayer la concejala de Cultura y Turismo, Lorena Couso.

En el lugar de A Ponte, los peregrinos dejan el puente sobre el río Ulla y cruzan la vía para seguir por la aldea, en un punto en el que no hay paso de peatones, que está un poco más desviado. El BNG pidió que se alargue la pared del puente para proteger a los caminantes hasta ese paso.

En Iria, antes de la Fundación Cela, los caminantes tienen que cruzar la vía N-550 en un paso que no está regulado con semáforo y que no es visible por las noches, según han denunciado los propios vecinos. En este punto será el propio Ayuntamiento el que tome medidas, en concreto, con la colocación de señales luminosas que adviertan de la presencia del paso.

Pero, sin duda, el punto más peligroso del trazado padronés del Camiño de Santiago está en Pazos, en la llamada rotonda del Scala, donde los peregrinos cruzan la vía sin ninguna vía de protección, al no existir paso ni otro tipo de señalización. El Concello ya lo solicitó en más de una ocasión, pero una diferencia de competencias sobre la calzada entre Fomento y la Xunta parece que dilata la medida de forma inexplicable, teniendo en cuenta el elevado tráfico que hay en esta zona y el gran número de peregrinos que la cruzan.

Los siguientes puntos conflictivos están en A Picaraña. Uno de ellos es el paso de peatones que solo está indicado con un señal azul, y el otro está en la zona final del tramo, donde los peregrinos tienen que caminar por el arcén de la carretera N-550, llegar a pisar el carril de desvío para una gasolinera y volver al arcén.

A la espera de que la delimitación sea un hecho, algo que ya tarda demasiado, está por ver si, de cara al Xacobeo 2021, los peregrinos pueden tener una seguridad a la hora de recorrer este y otros tramos del Camino.

El Concello está a la espera de que la Xunta delimite la ruta y tome las medidas necesarias

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La N-550 multiplica el riesgo en el tramo padronés del Camino