100 años por partida doble

Melide aumenta su nómina de centenarios con dos hermanas gemelas que reunieron en su aniversario hasta la séptima generación de una familia


melide / la voz

Concepción y Socorro llevan toda la vida juntas. Y no es un decir. Desde que se conocieron en el vientre materno son inseparables. Tampoco es una manera de hablar. Son hermanas, gemelas, y desde que las trajo al mundo Aurora -así se llamaba su madre- permanecen unidas en la casa familiar de Melide. Pasaron, desde entonces, 100 años. Ni uno más, ni unos menos. Si acaso unos días desde que el pasado fin de semana, los sobrinos de estas dos entrañables centenarias se reunieron en la localidad coruñesa para celebrar como se merece, y como se merecen, tan señalado aniversario.

No podía ser de otra manera. Un siglo de vida no se cumple todos los días por más que se viva en Melide, uno de los municipios de mayor longevidad de España. No es lo habitual festejar 100 años por partida doble y tampoco cumplirlos como lo hicieron hace tres días estas gemelas melidenses: rodeadas de los suyos, del cariño con el que las colman a manos llenas, y sin más achaques que los propios de una edad excepcional. Y con ese tesoro en casa, los descendientes de las hermanas García Rodríguez, que es como se apellidan Concepción y Socorro, tenían que juntarse y celebrar. Qué menos.

Y es que las centenarias no tienen hijos, pero cuando eso sucede, sabido es que a uno le llueven sobrinos. Y en este caso, a cántaros. Unos ochenta se reunieron para celebrar la fiesta de cumpleaños de las gemelas, que representan la tercera generación de una conocida familia melidense con raíces en O Carballiño y Valladolid, de donde eran los abuelos de Concepción y Socorro. Hay una foto antiquísima del matrimonio en la casa en la que ellas residen ahora, cuidadas con mimo y entre algodones, las centenarias, que son testimonio vivo de la historia local.

La vivienda albergó una de las primeras pensiones que hubo Melide, donde, como cruce de caminos que es, proliferaron fondas como Casa Aceiteiro. Del negocio de la familia de Concepción y Socorro no queda ni rastro, solo recuerdos en sus privilegiadas memorias y la casa original, que es la misma que ilustra esta información y ante la que el objetivo, no siempre indiscreto, inmortalizó el aniversario de las centenarias gemelas, rodeadas de sobrinos hasta la séptima generación, un bebé de meses.

La familia no se fotografiaba así desde hace una década, cuando el noventa cumpleaños de Concepción y Socorro también fue motivo para el reencuentro, de reunión y, sobre todo, de recuerdos, aunque esta vez hubo más. Se sumaron los que dejó al irse, meses atrás, Don Eladio, como todos lo llamaban en Melide. Era más que el médico del pueblo y su recuerdo, que es de los buenos que empañan de lágrimas la retina, hizo más emotivo si cabe el cumpleaños de sus hermanas gemelas.

La casa familiar en la que viven albergó una de las primeras pensiones de Melide

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

100 años por partida doble