Cantigas e Agarimos, al pregonar el Apóstolo: «A festa forma parte do noso xeito de vida»

lucía ortigueira / i. c. SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

Cantigas e Agarimos pregonó el Apóstolo 2021 justo cien años después de su fundación

22 jul 2021 . Actualizado a las 01:05 h.

La agrupación folclórica Cantigas e Agarimos abrió las Festas do Apóstolo 2021 con el tradicional pregón de bienvenida en una Praza do Obradoiro a la que acudieron medio millar de personas. Ataviados con trajes tradicionales gallegos, el director de la formación, Manuel Rey, y uno de los miembros del coro, Antón Fernández, fueron los encargados de pronunciar el discurso en una fecha señalada para Cantigas: cien años después de su creación. Junto a ellos también estuvieron presentes Ángela Varela, de la sección de pandereta, y Carlos Salgado, de baile. Así, las cuatro partes esenciales de Cantigas e Agarimos estuvieron representadas: baile, coro, pandereta e instrumental.

Manuel Rey quiso señalar los orígenes «malogrados» de la inmediatamente antecesora de Cantigas e Agarimos, el Coro Queixumes dos Pinos, fundado en 1917 y que vio su desarrollo obstaculizado por el estallido de, precisamente, una pandemia, la de la gripe española.

«Recuperar e dignificar o folclore popular». Es la idea que impulsó la actual agrupación, en palabras de Manuel Rey, así como conseguir que la cultura gallega ocupase un lugar central en la vida de los compostelanos. «A día de hoxe segue a manterse esa obriga lidiando con outra pandemia», sentenció.

El pregón supuso un repaso por la historia de Cantigas e Agarimos y sus secciones más notorias. Antón Fernández quiso destacar el Grupo de Teatro Galego de Cantigas, creado en los sesenta y que se convirtió en la única compañía de la época en hacer teatro «galego e en galego». La representación en la Praza da Quintana el 25 de julio de 1961 de «Os vellos non deben de namorarse» supuso una «clara manifestación galeguista».

También hubo palabras de agradecimiento a los instrumentistas que pasaron por la formación, los profesionales de la gaita, bombo, tamboril y, en especial, de la pandereta, que constituyen una sección específica. Lo mismo para los bailarines. Fernández expuso que las parejas de baile fueron en aumento en el coro con el paso de los años, «converténdose anos despois en alicerce fundamental da Agrupación». De igual manera, Manuel Rey quiso destacar la importancia da la Escola de Cantigas e Agarimos, fundada en 1982. «Cremos que a escola de Cantigas é un dos maiores logros da agrupación. O noso traballo vén sendo desde sempre a recuperación e posta en valor da cultura tradicional galega, e a nosa responsabilidade máis grande é transmitila a pequenos e maiores a través das aulas que impartimos».

Durante estos 100 años, Cantigas e Agarimos «convertiríase nun referente da música e do baile tradicional de Galiza e en peza indispensable da sociedade e da cultura compostelá», declaró Rey. Terminó su intervención incidiendo en el fuerte nexo que une a la agrupación con las Festas do Apóstolo, en las que siempre ha participado: «Na nosa historia sempre estivemos vencellados á cidade de Santiago e ás súas festas. Calquera que nos coñeza sabe que a festa forma parte da nosa forma de vida». Finalmente, tuvo unas palabras de ánimo para el sector cultural de Santiago.

El acto se cerró al grito de «que comece a festa!» con la interpretación de Foliada de Santiago, a cargo del coro de la agrupación. Posteriormente se desarrolló el espectáculo cómico «Sen restricións», con las monologuistas Ledicia Sola, Carmen Méndez y Marta Doviro, y en el que también participaron algunos miembros de Cantigas e Agarimos.