A multa por semana para poder realizar su trabajo en el casco histórico

La rotación cada hora es incompatible con muchos empleos y no hay visos de cambio


SANTIAGO / la voz

Tener un comercio en el corazón de Compostela tiene un precio. Más allá de lo que pueda costar el local, hay una serie de limitaciones dentro del casco monumental que lastran los servicios. Y, en los últimos meses, la situación se ha complicado un poco más, especialmente para aquellos trabajadores, comerciantes o repartidores que desarrollan el grueso de su jornada en la zona histórica. La rotación forzosa cada hora resulta incompatible, en muchas ocasiones, con sus horarios y obligaciones laborales. A multa por semana lleva, por ejemplo, un comercial del sector de la alimentación compostelano, S. R. B. (prefiere mantener su identidad en el anonimato), desde que se reincorporó de las vacaciones estivales.

«Estoy cansado de pagar multas de aparcamiento por tener que estar trabajando más de una hora en el casco viejo», indica el santiagués de 38 años. Pide soluciones para los comerciantes, empleados y comerciales. «Sin nuestro trabajo, ¿qué oferta habría?», cuestiona.

Explica que hace ruta semanalmente por el casco antiguo al menos un par de veces y atiende a unos 25 clientes cada mañana, pero resulta «imposible si solo tienes 60 minutos». El comercial, que lleva tres lustros ejerciendo como tal, dice que a él le empezó a afectar el cambio en la normativa de la zona ORA en octubre y ha llegado a ser sancionado en una misma semana los dos días que le tocó trabajar en la zona histórica: «Estoy siempre expuesto a esto. Hay una presión añadida a tu trabajo que es brutal. En otras ciudades que frecuento, como A Coruña o Vigo, tienes más accesibilidad a todos los tramos».

Cien euros en anulaciones

«No es cuestión de pagar 2,40 euros, como podía ser antes. Ahora anular la multa son 6 euros», señala S. R. B., quien calcula que habrá pagado ya más de 100 euros para cancelar las sanciones que le han puesto al sobrepasar el horario en los últimos cuatro meses.

El principal problema, subraya, es que «no sirve con mover el vehículo a otra situación cercana dentro de la zona en la que trabajas. Una vez que se cumple la hora no puedes aparcar en las dos siguientes en ningún sitio de la zona vieja. Tendrías que estacionar en el centro, lo que implica perder tiempo para ir hasta allí y luego volver para seguir la ruta con los clientes», lamenta el treintañero.

«Antes era más sencillo. Podías renovar el tique y si te multaban era porque no lo hacías, por lo que bien multado estaba. Ahora es materialmente imposible realizar tu trabajo. Al final, pierdes clientes o no los atiendes porque no dispones de más tiempo», afirma el santiagués. «Lo peor es que los días de reparto no tienes accesibilidad hasta las diez y media y hay negocios que no abren hasta las doce», apostilla.

El gobierno local, respondiendo a las quejas del comercial, recuerda que hay una propuesta de modificación de la ordenanza de la ORA que será debatida en el próximo pleno. En ella, se «contemplan melloras», principalmente para las personas que residen en el casco histórico, que por primera vez tendrán la opción de tener la tarjeta para aparcar en las zonas de límite horario próximas, al igual que se podrá acceder en función de la residencia laboral. Compostela Aberta recuerda que «foi o PP, no ano 2012, quen modificou a ordenanza para pasar a curta duración, de 90 a 60 minutos» y que esta «é unha demanda do comercio da zona, nomeadamente da Praza de Abastos».

Con todo, para trabajadores o comerciantes como S. R. B., lo único que cambiaría es que tendrían 24 horas para la anulación de la denuncia por superar el tiempo fijado -previo pago de 6 euros-, frente a los 30 minutos de la redacción actual del texto.

La nueva ordenanza sigue en discusión en la comisión de urbanismo

La rotación obligada cuando se consume el tiempo máximo de estancia en la ORA comenzó a funcionar en verano, tras la asunción directa de la gestión del servicio por parte del Concello. La normativa actual ya la fijaba, pero no se estaba aplicando. La decisión provocó un notable malestar en el Ensanche y el anuncio en el futuro de la liberación de varias calles de esa obligatoriedad. Será la novedad de mayor calado de la nueva ordenanza -además de ampliar al casco viejo la tarjeta de residente en zona ORA que ya existe en el Ensanche-. Se trata de una docena de calles, entre ellas la mitad del casco histórico, si bien en las de corta duración (60 minutos) se seguirá exigiendo rotación.

La ordenanza está en estudio. De hecho, la comisión de Urbanismo ya se reunió en dos ocasiones para abordarla. La última ayer, pero la falta de documentación que reclama la oposición ha impedido hasta ahora dictaminar la propuesta de CA para llevarla al pleno.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

A multa por semana para poder realizar su trabajo en el casco histórico