En precario


Está el gobierno de Martiño Noriega en el laberinto de su muy limitada capacidad de gestión y aboca al Concello a situaciones extremas por la repercusión que este déficit tiene sobre la prestación de servicios públicos. Es un lastre que Compostela Aberta arrastra desde su acceso al gobierno, que ha tenido episodios clamorosos en la primera etapa de su mandato, como el de los comedores escolares -aún no resuelto como cabría esperar teniendo en cuenta todo lo acontecido-, y llegando al ecuador del mismo ha acumulado fracasos que no tendrían mayor trascendencia que la irregularidad administrativa si no existieran tras de sí situaciones con nombres y apellidos, muchas de ellas apremiantes, en demanda de soluciones que no llegan. Es el caso de la lista de espera del servicio de ayuda en el hogar, cautiva de un contrato deficitario, heredado de la etapa anterior y que la exasperante lentitud de reflejos de la administración de Noriega no ha hecho más que agravar. Falta impulso político para desatascar la gestión administrativa y evitar seguir abonando con alegalidades el terreno municipal todavía minado del pasado reciente, pese a que Compostela Abierta le iba a dar la vuelta como a un calcetín. Sin embargo, la transgresión de la ley de contratos está a la orden del día. También en la guardería de Salgueiriños, en la gestión de centros socioculturales, en el Multiusos de Sar... Y mañana lo lógico será que aparque, por prudencia frente a la incertidumbre legal, la municipalización de la grúa y la ORA. Será un duro golpe para el cumplimiento de un punto clave de su ideario y la evidencia de que la voluntad política no puede arramblar con los procedimientos administrativos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

En precario