«Con el tiempo nos hemos ido moldeando»

El cantante asturiano participa mañana en las fiestas de la Peregrina de Pontevedra, donde presentará su último trabajo de estudio, el quinto, en el que vira definitivamente al rock.


La Vuelta Ciclista a España del 2004 puso sobre ruedas la trayectoria de Ramón Melendi Espina (Oviedo, 1979), aunque esta se había iniciado ya tres años antes, cuando entró a formar parte de El bosque de Sherwood. Su particular visión de la rumba dio en la clave del éxito y, en su trayectoria, ha conseguido más de diez discos de platino y dos de oro por las ventas de sus primeros cuatro discos. El pasado año, cumplida la treintena, fichó por Warner y editó Volver a empezar, un trabajo que definitivamente lo acerca al rock, algo que ya se intuía en sus últimos discos. Eso sí, conserva la temática de las canciones, que vuelven a centrarse en el día a día. Mañana por la noche actuará dentro de los conciertos gratuitos de la semana grande de la Peregrina en Pontevedra.

PONTEVEDRA | Plaza de España | Mañana | 22.30 | Entrada: Gratuita

-Ha sido cumplir los treinta y decidir musicalmente «Volver a empezar»...

-Bueno, yo creo que es un tiempo de mi vida que se refleja en mi disco, y es un momento muy como de estar en el postre. Es por eso por lo que elegí el título de Volver a empezar.

-No es tampoco una referencia a la película de Garci que se rodó en su tierra...

-No [risas]. Nada que ver.

-¿Y qué tal se está tomando el público este cambio de la rumba al rock?

-Pues de momento muy bien, lo que pasa es que yo creo que ha sido bastante paulatino y bueno. Se lo han tomado más o menos bien. Creo que ya había avisado bastante en el cuarto disco de que íbamos a adentrarnos un poco más en el rock que en la rumba. Siempre que dejas algo atrás hay gente que lo echa de menos, pero creo que al final ha gustado también.

-¿En realidad es esto lo que siempre quiso hacer?

-Uno, cuando empieza, no sabe tampoco lo que quiere hacer y lo que no. Comienza muy joven, con canciones que ha hecho y, bueno, poco a poco uno va encontrando su camino con el tiempo, y después de haber hecho muchos conciertos y de darse cuenta de dónde se encuentra algo más cómodo. Creo que con el tiempo nos hemos ido moldeando.

-El disco incluye una versión de un tema de los Rolling Stones, pero leí que después de las críticas no le han quedado ganas de volver a hacer otra.

-Sí, hay que tener cuidado con las versiones que haces. Uno lo hace con todo el cariño del mundo, pero luego el fan de verdad siempre tiene una crítica. Pero no se me han quitado las ganas, seguiré haciéndolas.

-¿Cómo está yendo el verano, teniendo en cuenta el momento de crisis?

-Pues muy bien. La verdad es que hemos dado cuarenta conciertos y, evidentemente, no son las giras de hace diez años, pero es una gira más que correcta para los tiempos que corren. En cambio, el mundo de la música, del disco, es horrible; a la crisis global y mundial hay que añadirle la del disco, que lleva otros quince años, ya que cada año se vende un 30 % menos de cedés. La cosa está como está, pero los artistas seguimos dando conciertos. El verdadero problema lo tienen las compañías.

-Gallegos y asturianos, primos hermanos... Supongo que cuando viene aquí de conciertos se siente casi como en casa. ¿Es así?

-A mí desde luego todo lo que es el norte me huele igual. Al subir para arriba es muy parecido, se come espectacular, la gente es parecida. Y al final siempre te sientes un poco como en casa.

-¿Qué recuerdos guarda de sus anteriores conciertos en Galicia?

-Bueno, a Galicia voy bastante. Es uno de los sitios a los que llegamos con tiempo. Para comer, sobre todo [risas].

-¿Y qué es lo que le gusta comer aquí?

-De momento, ya estamos pensando en una mariscada y en el pulpito, todas esas cositas que tenéis por ahí.

-En ese nuevo momento de su vida del que habla sale menos y también se ha aficionado a jugar al póker «on-line». ¿Se gana más que con la música?

-No, esto es un hobby. De eso hay profesionales que, evidentemente, tienen su campo... ¡Zapatero, a tus zapatos!

-¿Se le ha ocurrido cambiar la canción de Fernando Alonso ahora que en vez de una bala azul tiene una roja?

-No, ya está fuera de tiempo. Si fuera hace cuatro años, lo hubiera hecho ya con vistas... Pero ahora ya no puedo. Ya está hecho así. Ahora dicen que el Nano está resurgiendo, pero el Nano nunca cayó. A ver cómo acaba este año.

-Aquel incidente con el avión le dio fama de controvertido. ¿Se ha conseguido ya quitar el sambenito?

-No tengo ni idea, yo personalmente nunca lo he tenido, serán los demás los que me lo tienen que quitar. Es un error que cometes cuando pasas un mal momento en tu vida y ya está. Yo me dedico a la música, soy cantante. Y desde luego yo ya me lo he quitado.

-El otro día fue Hevia quien tuvo otro incidente aéreo. ¿Qué les pasa a los músicos asturianos, que prefieren tener los pies en el suelo?

-No sé, no tengo ni idea.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«Con el tiempo nos hemos ido moldeando»