«Para ganar, todo debe encajar»

«Si cometemos errores, aunque sean pequeños, tan solo seremos una selección del montón»


Joachim Löw (58 años) acude a su sexto torneo como seleccionador de Alemania. Asumió el puesto en el 2006 de manos de Jürgen Klinsmann. Como futbolista vistió las camisetas del Freiburg, el Stuttgart, el Eintracht Frankfurt y el Karlsruher. Como entrenador dirigió al Stuttgart, Fenerbahce, Wacker Innsbruck y Austria Viena. En el 2014, hizo a Alemania campeona del mundo. Ahora busca un segundo título mundial consecutivo, aunque asume que para lograrlo: «Todo tiene que encajar. Si cometemos muchos pequeños errores, seremos solo una selección del montón».

- El interés por la selección alemana de fútbol crece día a día. Durante este mes, parece que será, de nuevo, la persona más importante de Alemania. ¿Cómo lo lleva?

- Hay aún personas y puestos mucho más importantes que el mío. Eso es algo que sé apreciar correctamente. Sin embargo, durante cada competición nuestro equipo recibe un foco de atención especial. Se tiene la sensación de que todo el país está unido y busca alegrarse con la selección. Esto es algo bonito y destaca el aprecio a la Mannschaft.

- ¿Siente presión?

- Durante el campeonato no siento esa presión del exterior. Disfruto, no hay nada más bello que un Mundial y jugar al todo o nada. Ahí me siento tan relajado como se pueda estar. Me encantan las competiciones. Ahí es donde me siento cargado de energía. La tensión se descarga en las semanas posteriores.

- Es su sexto campeonato como seleccionador, el séptimo si se incluye la Copa Confederaciones. ¿Existen aún nuevos aspectos que le puedan sorprender?

- Siempre. Lo que he aprendido en las competiciones es que hay situaciones que no se pueden predecir. Se debe estar preparado para todas las eventualidades y reaccionar de manera flexible.

- ¿Hay un plan maestro fijo?

- Nos ocupamos de muchas cosas: del rival, del contenido de los entrenamientos, en qué debemos fijarnos, qué detalles debemos de tener en cuenta. Las dificultades están en los detalles. Ahí existe un plan claro. Sin embargo, también uno puede diferir de sus ideas momentáneamente en caso necesario. Eso es algo que he aprendido con los años.

- ¿En los amistosos parece que no funcionó todo?

- Ante Austria fracasamos, por ejemplo, en muchas pequeñas cosas, que hicimos mal con frecuencia. Si cometemos muchos pequeños errores, seremos solo una selección del montón, que también puede perder ante Austria. No obstante, si aplicamos bien las cosas en detalle, somos uno de los favoritos. Tenemos puntos fuertes y somos un rival extremadamente incómodo.

- ¿Cómo de grande es el peligro de que pueda haber un partido como el de Austria en este Mundial?

- Algo así puede pasar siempre. Debemos interiorizar que depende de nosotros en primer lugar. Depende de cómo apliquemos las cosas. Los rivales echarán sobre la balanza otras cualidades como una gran motivación y lucha. Por ello, la concentración debe ser alta en cada partido, debemos estar despiertos desde el principio y llegar a nuestro límite. Cuanto más avance el torneo, más parecida será la calidad de los rivales. Ahí deciden detalles como tener también un poco de suerte, algunas veces los árbitros o un mal día. Hay muchos factores. Dicho de otra forma: Todo tiene que encajar.

- ¿Otras naciones tienen superestrellas como Neymar, Messi o Ronaldo. Alemania no. ¿Es una desventaja?

- No, no necesariamente. Vivimos de nuestro juego, nuestra formación, nuestra mentalidad de equipo. Lo probamos en el 2014. Cada uno en el equipo disfruta de una gran estima, no hubo egoísmos en exceso.

«Es más fácil trabajar con los veteranos que con las jóvenes promesas»

El seleccionador alemán ha logrado una prometedora mezcla entre los veteranos y los nuevos talentos del fútbol alemán.

- Los campeones del mundo como Neuer, Hummels, Boateng y Tony Kroos, ¿pueden ser aún mejores en Rusia?

- ¿Por qué no? Sabía que algunos jugadores como Toni Kroos, Mats Hummels, Jerome Boateng, Thomas Müller, Sami Khedira, Mesut Özil y otros, tienen posibilidades de seguir evolucionando tras ganar el título en el 2014. Estaba claro de que son el esqueleto, algo que necesitan los jugadores jóvenes. En la Copa Confederaciones tuvimos como otro estilo de juego con muchos jugadores jóvenes. Sin embargo, este esqueleto sigue siendo aún muy importante, ya que sirve de orientación y para recuperar el máximo rendimiento.

- ¿Cómo se entiende con los jugadores de una nueva generación como Kimmich, Goretzka o Werner?

- Naturalmente es más sencillo con jugadores con los que se ha trabajado durante mucho tiempo. Con estos futbolistas surgen a veces conversaciones sobre otros temas. Tienen familia, hijos, han vivido mucho en la vida, tienen más experiencia. Sin embargo, no es mi principal deber a toda costa acompañar a los jugadores en cada situación de la vida. Como es normal, me gusta saber qué es lo que les mueve. Pero en primera línea se trata de contribuir a que sigan desarrollándose a nivel deportivo.

- ¿Quién puede ser la revelación del Mundial de Rusia su equipo?

- Goretzka demostró en la Copa Confederaciones que está preparado. Werner y Brandt tienen excelentes habilidades. Jo Kimmich ha progresado mucho en los últimos años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Para ganar, todo debe encajar»