Un bulevar llamado PO-308

SANXENXO

MARCOS GAGO

La reforma de la carretera litoral la convierte en una Gran Vía de Pontevedra a Sanxenxo

14 jun 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Las obras de mejora de la seguridad viaria que acaba de concluir la Xunta de Galicia en la carretera autonómica PO-308 han venido a confirmar lo que desde hace años era una previsible evidencia. La carretera de la costa que enlaza los municipios de Pontevedra y Sanxenxo es un bulevar. El vial autonómico, después de las reformas introducidas por la Consellería de Infraestruturas, se ha convertido en una especie de Gran Vía que enlaza la capital de la provincia con los diversos núcleos costeros de Poio y de Sanxenxo, la capital turística de las Rías Baixas. Ya no queda ni un solo tramo con línea discontinua donde se pueda adelantar a su paso por el término muicipal de Poio. Ni siquiera en la recta de Samieira, como antaño, y donde se ha reducido la velocidad máxima.

Las exigencias en materia de seguridad vial, tanto para peatones como para ciclistas, han motivado esta política reduccionista. El resto, es la consecuencia de décadas de una presión urbanística asfixiante cuando se permitió construir a pie de carretera y apenas a unos metros de la línea de costa, hasta consolidar un modelo tan aberrante como imposible de retroceder.

Senda segura

Habrá quien se pregunte si después de gastar algo más de dos millones de euros en la ejecución de la senda y demás mejoras del tramo entre O Covelo y Raxó (casi 4 kilómetros), no se podría haber habilitado algún carril de vehículos lentos para facilitar adelantamientos. Pues, no. No estuvo nunca en el ánimo de la Xunta de Galicia, Administración que ha costeado este proyecto.