Un pie en Asobal y otro en Argentina

Asobal Sergio Pérez y Domingo J. Luis llegaron al Teucro para alternar la élite y Primera Nacional. Ahora van con la selección a los Juegos de la Juventud


pontevedra / La Voz

Llegaron juntos a Pontevedra, entrenan en el mismo equipo, comparten piso y hasta estudian la misma carrera. Sergio Pérez y Domingo J. Luis vieron en el Teucro la oportunidad de despuntar. Con una plantilla muy corta y un presupuesto que se tambaleaba, el equipo azul explota una opción muy recurrente y que quiere convertir en un proyecto de futuro, fichar jugadores jóvenes que puedan alternar entre el equipo de Luis Montes y el de Primera Nacional. «Cuando nos vinimos, nos dijeron que jugar en Asobal era una especie de recompensa después de hacer minutos en el otro equipo», explica Pérez, que el pasado fin de semana pudo debutar en la máxima categoría del balonmano nacional. Su padre vino desde San Sebastián de los Reyes a ver este primer partido. «Al acabar me dio la enhorabuena y me dijo que había estado bien, pero qué va a decirme él», bromea Pérez. La experiencia le resultó mejor de los que se esperaba «es algo increíble», reflexiona junto a Domingo, que espera que llegue su momento. «Tenemos que jugar todo lo posible en Primera para tener minutos en Asobal», subraya.

No le pueden ir mejor las cosas a esta pareja de noveles, que ayer recibieron la llamada de la selección de balonmano playa para viajar a los Juegos de la Juventud, que se disputarán en octubre en Buenos Aires. «La verdad es que contaba con ir, para que mentir, sobre todo después de estar en verano», explica Pérez, que junto a Domingo, tendrá que partir el 28 de septiembre a la concentración y no está previsto que regresen hasta el 21 de octubre. Un mes fuera de la casa azul puede suponer un pequeño hándicap para Luis Montes, que tendrá que hacer frente a la competición con una plantilla de solo 13 jugadores, en la que casi no puede haber imprevistos. El último fin de semana de septiembre el técnico azul necesitaría contar con todos para medirse al Anaitasuna, uno de los equipos más duros de la competición.

Juventud internacional

Mientras se preparan para estos Juegos de la Juventud, Sergio y Domingo siguen acudiendo a diario a entrenar con el equipo Asobal. De lunes a jueves van con Luis Montes y el viernes, en función de la convocatoria, saltan al de Primera Nacional. Estos dos jóvenes de tan solo 18 años recién cumplidos, recibieron la llamada del técnico en verano. Ellos, pese a vivir uno en Madrid y otro en Algeciras, se conocían de la selección. «Somos muy buenos amigos y hablamos sobre las ofertas que tenemos y el balonmano», explica Sergio Pérez, que fue el primero en saber que el Teucro estaba interesado en él. La llamada llegó después de disputar en Pontevedra el sector nacional. Su calidad abrió los ojos al Teucro. Unos días después llamó a Domingo para contárselo y entonces, Luis Montes le explicó lo mismo que a Sergio. La oportunidad estaba servida. Los dos jugadores hicieron la maleta y desde agosto están en la ciudad compartiendo club y aula en Ciencias da Actividad Física e o Deporte. Clase por la mañana y entrenamiento por la tarde apenas le deja tiempo para el ocio, aunque la morriña no se limpia con las ocupaciones. Ambos coinciden en que echan de menos a la familia y a los amigos, pero Domingo suma el mar al campo de la nostalgia. «Sí, ya sé que aquí también hay, pero estaba acostumbrado a ir a pescar y a bucear», explica. Ahora hay mar, pero le falta tiempo.

A entrenar están acostumbrados, pero a la presión de Asobal, no tanto. Suerte que encuentran en los veteranos del equipo esa especie de padres deportivos que los van metiendo en el carril del alto nivel. Dani Hernández, Cutura y el Santana tutelan una juventud a la que le pueden sacar aún mucho partido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un pie en Asobal y otro en Argentina