La jueza rechaza que la pareja de Sonia Iglesias se someta al test de la verdad

Alfredo López Penide
López Penide PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

La magistrada mantiene su decisión de archivar la desaparición de la pontevedresa

22 nov 2014 . Actualizado a las 05:00 h.

El Juzgado de Instrucción número tres de Pontevedra acaba de desestimar la petición de la Fiscalía para que Julio Araújo, pareja sentimental de Sonia Iglesias, se someta al test de la verdad, la controvertida prueba P300. Así se sostiene en el auto por el que la magistrada capitalina se ratifica en su decisión de archivar la causa abierta por la desaparición de la pontevedresa.

A la hora de plantear esta petición, el fiscal jefe Juan Carlos Aladro defendió el empleo de esta técnica para «despejar dudas sobre el paradero» de Sonia Iglesias, así como para tratar de establecer «su posible localización». En definitiva, a la hora de interponer el recurso, sostuvo que la intención era romper «la dinámica de la inexistencia del delito por falta del cuerpo».

La magistrada no comparte plenamente esta tesis. Refiere que las diligencias que se practican en la fase de instrucción van encaminadas no solo a esclarecer «la naturaleza y circunstancias» de un suceso, sino también a concretar y determinar las personas que habrían participado en el mismo.