El «mulching» devuelve el verde al monte de Ponte Caldelas

El operativo especial diseñado por el Concello facilita la recuperación de terrenos calcinados


ponte caldelas / la voz

Cuatro meses y medio después del devastador incendio forestal que arrasó gran parte del monte de Ponte Caldelas, el verde vuelve a asomar en algunas de las parcelas calcinadas. El Concello destacó ayer que el programa de urgencia diseñado para evitar la erosión por lluvias, en la medida de lo posible, ha funcionado en aquellos lugares donde se realizó mulching. Bajo este nombre se denomina a la dispersión de montones de heno por una zona quemada, con el fin de evitar la destrucción de la capa de suelo de las laderas, dañada por la incidencia de las llamas. También se han sembró centeno para favorecer la reaparición de una cobertura vegetal.

El Concello de Ponte Caldelas realizó el operativo el pasado mes de noviembre, a partir de una campaña municipal de voluntariado social, con la participación de cientos de personas. Ante las dimensiones de la zona a tratar y la disponibilidad de paja y centeno, se seleccionaron 200 personas llegadas de distintas partes de Galicia y que trabajaron, conjuntamente con los vecinos, en cuatro jornadas de mulching y siembra.

En este programa se esparcieron por las laderas quemadas un total de 30 toneladas de paja y una tonelada de granos de centeno. La selección de los lugares tratados la propusieron las comunidades de montes, con asesoramiento técnico pagado por el Concello. «Deuse prioridade ás zonas en pendente máis próximas aos mananciais das traídas de augas veciñais», señalan desde el Ayuntamiento.

Con la aplicación de este plan se lograron proteger las treinta hectáreas consideradas como más sensibles de las aproximadamente 2.900 que ardieron en este municipio. Fue «unha superficie tratada mesmo por enriba das estimacións iniciais, dada a dificultade dun traballo duro, manual e realizado baixo unha forte calor».

Desde el equipo de gobierno señalan que la diferencia entre las zonas acolchadas con el mulching y el resto del monte es «evidente». Los resultados son «especialmente visibles» en las áreas donde se efectuó tratamiento combinado de paja y centeno, aunque el heno por sí solo también dio buenos resultados y sigue mayoritariamente en el terreno donde se depositó, contribuyendo a evitar la erosión. El Concello también creó barreras naturales en algunos lugares, con la colocación de troncos en zonas de mucha pendiente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El «mulching» devuelve el verde al monte de Ponte Caldelas