Quince años del agosto negro de Galicia

Alex g. fernández / m.g. PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

Imagen del monte quemado después del primer día de lluvias en 2006
Imagen del monte quemado después del primer día de lluvias en 2006 MARTINA MISER

Pontevedra se llevó la peor parte en los fuegos forestales que arrasaron más de 92.000 hectáreas en Galicia en el año 2006. Su virulencia quedó marcada en el recuerdo de las personas que los combatieron

17 ago 2021 . Actualizado a las 08:15 h.

Pontevedra arde. El verano del 2006 es un recuerdo amargo en la historia reciente de Galicia. En agosto de ese año se vivió durante doce días una oleada de fuegos que arrasaron con todo. Los incendios forestales del 2006 afectaron a toda Galicia, pero la provincia más afectada, con diferencia, fue Pontevedra. Según el recuento del CSIC, se quemaron 43.000 hectáreas y tanto la ciudad de Pontevedra, como Vigo y Vilagarcía se vieron cercadas por espesas columnas de humo.

Las llamas arrasaron con todo a su paso. Montes, animales, coches, casas y cuatro vidas humanas se perdieron en este desastre que no fue natural. Los montes quedaron reducidos a cenizas y hasta la pesca y el marisqueo sufrieron las consecuencias de unos incendios que fueron intencionados.

Los primeros se declararon en la provincia el jueves 3 de agosto. En la comarca de Pontevedra las llamas comenzaron al mediodía del día siguiente. Ese viernes la situación empezó a ponerse seria de verdad. La Voz de Galicia calificó lo sucedido como «la jornada de incendios más virulenta en lo que va de año». En el entonces concello de Cotobade se originó en seis focos diferentes, y con altas temperaturas y la poca humedad, el fuego se extendió rápidamente. En pocas horas, se había cobrado la vida de dos mujeres. Fallecieron en su coche cuando intentaban atravesar las llamas.