Temporada conclusa

Las restricciones por aumento de contagios, la suspensión de la Festa do Marisco y de los viajes del Imserso echan el cierre al turismo


Pues ya se puede declarar oficialmente clausurada la temporada turística del 2020 en Sanxenxo. La inclusión de este concello, desde el pasado miércoles, en el grupo de villas y ciudades de Galicia con mayores restricciones de aforo por el incremento de contagios de coronavirus, motiva una creciente desaceleración de las previsiones de ocupación en nuestro principal baluarte. Tanto para los escasos hoteles que se mantienen abiertos, como en viviendas de uso turístico. Las previsiones han decaído para estas semanas.

Si para colmo, el entorno no acompaña, mal que peor. Aquí debemos conjugar dos factores negativos más: la anulación de la Festa do Marisco en O Grove, y la cancelación de los viajes del Imserso.

Al menos hay una contingencia algo reparadora: la situación de la comunidad autónoma de Madrid, tanto de la capital del Estado como de las ciudades dormitorio del entorno, así como la de Ourense, la peor de Galicia desde ayer, han dejado un poso de residentes extra en Sanxenxo. Aunque su auténtico peso real, tanto demográfico como económico esté aún por esclarecerse. Pero para los sanxenxinos es un secreto a voces que a estas alturas de octubre, hay un plus de madrileños y ourensanos que han decidido prolongar su permanencia en sus segundas residencias para alejarse potenciales riesgos allí donde están censados.

Ni Marisco ni Imserso

Este fin de semana debería haber empezado la 56 edición de la Festa do Marisco que ha venido funcionando año tras año como un excelente reclamo turístico en un mes tan tradicionalmente desestacionalizado como octubre. Además de ser un gran motor financiero, no solo para la villa meca, sino también para todo O Salnés. Los 200.000 visitantes que de media cada año acuden al recinto de O Corgo generaron el año pasado ventas directas en tiques por importe de 700.000 euros y un movimiento económico de otros muchos miles de euros por pernoctaciones, compras y otros consumos durante la media de 2/3 días de estancia que permanecen en las Rías Baixas.

Para el sector turístico de la provincia, el Marisco marca el epílogo de cada campaña turística y señala la llegada de la época en la que se cierran la mayoría de los hoteles hasta la Semana Santa del año siguiente. Este 2020, ya no será así, pues los acontecimientos han propiciado una conclusión precipitada.

Por cierto, la celebración en paralelo del II Foro de A Toxa, promovido por el empresario hotelero Amancio López Seijas, inaugurado por el Rey Felipe VI y clausurado ayer por el presidente Pedro Sánchez, y con medio centenar de personalidades como ponentes, otorgó una visibilidad mediática extraordinaria a ese rincón insular del concello meco, pero no enjuga la ausencia de la fiesta gastronómica.

Para colmo, los pocos hoteles que en A Vichona, Sanxenxo así como en O Grove que permanecían abiertos después del Marisco, se abastecían de los viajes del Imserso, que el Gobierno de la Nación decidió suprimir por los riesgos evidentes de contagios que podrían suponer las excursiones de nuestros mayores, abocándoles a cerrar en estos meses de otoño e invierno.

Segundos residentes

En la edición de ayer de La Voz de Pontevedra, Marcos Gago nos ilustraba en una información sobre el fenómeno de los «residentes otoñales» y nos decía que en Sanxenxo «es un secreto a voces» que en este mes de octubre hay más gente pese al empeoramiento manifiesto del tiempo, con Alex y demás borrascas. Y concluía la información de nuestro compañero que «se trata de personas que han prolongado sus vacaciones o su residencia estacional en la villa, aprovechando que tienen segundas viviendas. Es decir que hay más gente en el municipio no tanto por que estén entrando nuevos, sino porque mucho no se han llegado a ir».

En línea con esa conclusión, Sanxenxo reivindica su hospitalidad y rechaza cualquier asomo de fobia a los turistas. Sería contrario a su ADN. El dato de segundas residencias que hay en esta villa, más de 11.100, con propietarios de todas las comunidades autónomas del Estado, resulta concluyente. Tanto reivindica el carácter abierto de la villa como la absoluta dependencia del turismo que tiene como principal actividad económica del municipio.

30 de septiembre

En línea con lo anterior: soy de los que piensa que Sanxenxo ha salido bastante bien parado, pues no fue hasta el último día de septiembre cuando el comité científico que asesora al presidente y conselleiros de la Xunta recomendó incluir a nuestra meca turística entre los concellos con mayores restricciones de aforo por el aumento de positivos activos. Ciertamente, cuando Sanxenxo ingresó en esas cauciones, Pontevedra, Poio y Marín ya llevaban semanas y aún continúan de hecho, casi 20 días después.

Se barruntaba que dada la conurbación de la ría de Pontevedra, la onda de contagios le tenía que llegar. Lo contrario resultaba inverosímil. De hecho, hasta la Consellería de Sanidad admitió en el Diario Oficial de Galicia, negro sobre blanco, que venía haciendo un seguimiento en Sanxenxo «dos gromos que se rexistraban no ámbito familiar, desde finais do mes de agosto». Lo cual indicaría que preexistía una sospecha. Aunque las medidas se retardaron hasta el 30 de septiembre, permitiendo salvar lo que se pudo de la temporada alta. Y gracias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Temporada conclusa