Vuelta al trabajo: Los clientes de El Vergel le devuelven el cariño tras un mes de aislamiento

Los dueños de la frutería cerraron después de que sus hijos diesen positivo. Estaban desenado volver a la rutina.


Pontevedra / La Voz

Paula y Manolo volvieron ayer a abrir la puerta de El Vergel después de más de un mes de aislamiento por el positivo de sus hijos. Ellos nunca estuvieron contagiados, pero la valentía y la responsabilidad les llevó a cerrar su frutería y hacer en pause el negocio hasta que todo esto pasase. Ese día fue ayer. Este 8 de septiembre arrancaron una nueva etapa en un barrio que ayer se reencontraba con sus fruteros. «Han venido muchos clientes a demostrarnos su cariño, incluso entró gente a animarnos que no eran habituales», explica Paula, que durante este último mes ha conocido los sinsabores de la pandemia, pero que ahora está feliz de volver a una rutina de un barrio que echaba de menos este rincón gourmet entre Uxío Novoneira y Virxe do Camiño. «Quédate con lo bueno y no hagas caso a nada, los que siempre estuvimos aquí, vamos a seguir viniendo», le decía una clienta al salir.

«Estuvimos con nuestros hijos en casa, eran asintomáticos, pero tenían miedo de contagiar a mi madre», explica Paula, que recuerda que cuando cerraron pidieron a su hermana que repartiera toda la mercancía que pudiera entre sus clientes y amigos para que no se estropease en sus estanterías. Se fueron a su casa y hasta que sus hijos dieron negativo estuvieron con ellos. «Fíjate que el pequeño acabó Medicina y no se contagió trabajando en los hospitales y fue después cuando pasó», explica Manolo Sobral, que hasta compró una pequeña piscina para poder refrescarse en un agosto aislados. Este matrimonio ha dicho adiós al covid y ayer volvieron a subir la verja con el mismo cariño de siempre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Vuelta al trabajo: Los clientes de El Vergel le devuelven el cariño tras un mes de aislamiento