Decenas de multas por saltarse los desplazamientos interprovinciales

Tráfico interpuso setenta sanciones por este motivo y por no hacer uso de mascarillas


Pontevedra / la voz

En apenas un fin de semana, el primero en el que se activaba la fase uno de la desescalada, las patrullas del subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Pontevedra interpusieron decenas de denuncias de carácter administrativo por realizar desplazamientos interprovinciales sin justificación. Desde el instituto armado precisaron que, frente a lo que esta cifra de multas pudiera dar a entender, «se observó un cumplimiento generalizado de las normas establecidas».

Los agentes de Tráfico, de este modo, establecieron dispositivos para el control de las medidas decretadas para frenar la pandemia del covid-19 en las principales vía de comunicación de la red provincial de carreteras, pero también en zonas a los límites con las provincias de A Coruña y Ourense, y en los accesos a grandes núcleos de población y zonas turísticas, caso de la PO-308, vial que comunica Pontevedra con Sanxenxo a través de Poio.

Como consecuencia de este despliegue, según confirmaron este miércoles desde la Comandancia, se interpusieron por parte de los agentes un total de setenta denuncias administrativas a la Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana. En este sentido, precisaron que se trata de multas relativas a «situaciones irregulares de desplazamientos no autorizados interprovinciales y viajes en los que los ocupantes de los vehículos a motor no cumplían con las obligaciones sanitarias como el uso de mascarillas».

A este respecto, desde la Guardia Civil fueron muy claros al recordar que, «en la fase actual, las personas que residan en una misma vivienda pueden desplazarse en un mismo vehículo sin más limitación que las plazas para las que estuviese homologado el coche». Por el contrario, en el supuesto de que no fuesen convivientes, «deben hacer uso de mascarilla y como máximo pueden viajar dos personas por fila de asientos, guardando siempre la mayor distancia de seguridad posible para así evitar el contagio».

Vigilancia de rutas moteras

En paralelo con estos controles, Tráfico, igualmente, intensificó la vigilancia sobre las principales rutas moteras de Pontevedra, aquellas carreteras que se considera que registran una alta afluencia de motoristas. La medida responde al «notable aumento de la circulación de este tipo de vehículos tras la entrada en la fase 1 de la crisis sanitaria del covid-19».

De este modo, se hizo especial hincapié en el control de la velocidad, así como de las maniobras peligrosas, los adelantamientos en zonas no permitidas, la presencia de alcohol o drogas en los usuarios y otras cuestiones técnicas y administrativas -las condiciones técnicas de las motocicletas, la adecuación del permiso de conducción al vehículo pilotado...-. «Se trata de efectuar una especial vigilancia sobre los colectivos más vulnerables, peatones, ciclistas y los citados motoristas», remarcaron desde la Guardia Civil de Pontevedra, cuerpo que se ha marcado el objetivo en la provincia de reducir los siniestros viales en los que se ven implicados estos usuarios. En este sentido, incidieron en que el pasado año el 40 % de las noventa víctimas mortales en accidentes de tráfico en Galicia pertenecía a uno de estos tres grupos.

En el marco de esta vigilancia de las rutas moteras, la incidencia más grave se produjo este domingo cuando dos motoristas, que circulaban en grupo por la N-525, sufrieron una colisión por alcance. Los agentes verificaron que ambos pilotos habían ingerido bebidas alcohólicas, si bien en el caso de uno de ellos no se superó el límite legal de 0,25, mientras que su compañero arrojó un positivo de 0,38 y 0,32, por lo que será denunciado en vía administrativa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Decenas de multas por saltarse los desplazamientos interprovinciales