Un paréntesis en la historia para el cuento infantil

Buenavenura aparicio presenta «Etram e Ailux na Terra dos Mortos», que  rinde culto a la amistad entre diferentes, la sostenibilidad y la solidaridad


pontevedra / la voz

Tras una primera incursión, con éxito, en el mundo de la literatura infantil, Buenaventura Aparicio (Valladolid, 1946) presenta su segundo cuento, Etram e Ailux na Terra dos Mortos, con ilustraciones de Pilar Castro Caamaño. Se trata de una historia de encuentro fortuito de unos personajes pertenecientes a dos civilizaciones muy alejadas en el espacio y en el tiempo.

Y es que Buenaventura Aparicio convierte en protagonistas de su cuento a unos alienígenas que, por un inesperado error, aterrizan en el planeta azul en el año 2019 antes de Cristo, en plena prehistoria, y se encuentran con una niña que habita en un poblado megalítico.

El primer mensaje de esta historia es claro: el entendimiento entre diferentes es posible cuando hay voluntad de lograrlo.

La nave espacial, dotada con tecnología punta, permite a la niña hacer un recorrido por las diferentes etapas de la historia y comprobar cómo evoluciona la vida y el planeta.

Y ese viaje es utilizado por el autor para asentar unos conocimientos básicos sobre la época en la que está ambientada la historia, pero también para una reflexión en valores.

Elige como protagonista a una mujer, género que otorga también a la alienígena que pilota la nave. No es casual. «El papel de la mujer en la historia, sobre todo en etapas muy patriarcales, apenas está reconocido y es necesario ensalzarlo», asegura con la autoridad de quien ha dedicado 40 años de su vida a la docencia desde el punto de vista histórico y antropológico.

Otro de los mensajes que encierra el cuento tiene que ver con la necesidad de realizar una utilización sostenible de los recursos, ya que los alienígenas salen de su planeta en busca de alternativas. «Pero quería lanzar un mensaje positivo, imprescindible teniendo en cuenta que va dirigido a menores, así que al final de mi historia el ser humano recapacita y hace sostenible el planeta», apunta Buenaventura Aparicio, que con este trabajo quiere aportar una visión de un tiempo en el que los seres humanos vivían hermanados con la naturaleza, de la que extraían los recursos que necesitaban sin destrozarla.

Se trata de un cuento dirigido a mayores de 8 años, pero también a adultos, ya que, a través de una trama aparentemente sencilla y de fácil lectura, Buenaventura Aparicio ha ido ocultando pequeñas pero profundas reflexiones.

«En el tiempo que nos toca vivir, lleno de dudas e incertezas, este cuento es una apuesta emocionada y sentida por los ideales más nobles y por un futuro anclado en la esperanza», reflexiona.

Las páginas de este cuento incluyen la mezcla exacta de emoción, misterio y comicidad, «porque es importante que los niños se diviertan leyendo», explica. Y lo hace con conocimiento de causa, ya que reconoce que ha dedicado meses a la lectura constante de literatura infantil para adaptarse a un método de escritura que poco tiene que ver con la estructura y el lenguaje de los libros de historia que está acostumbrado a escribir. «Tengo pendientes varios trabajos que quiero publicar relacionados con los petroglifos y con el campo de la antropología, pero reconozco que me resulta mucho más sencillo escribir sobre esos temas, que me salen solos. El cuento es mucho más complejo para mí», reconoce.

En esa senda de aprendizaje ha contado con el apoyo y el consejo de escritores de la talla de Fina Casalderrey, que acudirá este viernes a la presentación, y que le ha ayudado a dar forma a este ambicioso proyecto, y a quien está especialmente agradecido porque, como destaca en este segundo cuento, «la amistad es como un tesoro; porque quien no tiene amigos no puede ser feliz».

Presentación este viernes en la Sala Nemonón

«Etram e Ailux na Terra dos Mortos» será presentado este viernes en la Sala Nemonón a las 20 horas, y su autor, apasionado de la historia y de la antropología, explicará a los asistentes el rigor de los datos que van dando forma a una trama literaria pensada para todas las edades. Tras casi un año de intenso trabajo, el nuevo cuento de Buenaventura Aparicio ve ahora la luz y se suma al denso trabajo que ha venido desarrollando en los últimos años con los escolares de la ciudad, a través del programa municipal Arte Rupestre na Escola, en el que participaron 600 niños.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un paréntesis en la historia para el cuento infantil