«Siento que ha sido un fracaso»

Alfredo López Penide
López Penide PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

La pontevedresa reconoce que, tras casi cinco años de investigación, «mucha esperanza no tenemos» de que se esclarezca la desaparición

22 abr 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

La confirmación del archivo provisional de la causa por la desaparición de Sonia Iglesias ha supuesto un nuevo mazazo en la vida de sus allegados. Así, lo reconocía ayer su hermana, Maricarmen Iglesias, en una breve conversación telefónica en la que el tono de su voz dejaba patente, ya no solo los momentos tan duros que está viviendo su familia, sino la impotencia ante una resolución frente a lo que no cabe recurso judicial alguno.

Ni siquiera el hecho de que desde la Fiscalía de Pontevedra se haya confirmado que la Policía Nacional no olvidará este caso parecía servir de consuelo para una familia que, desde que trascendió la desaparición de Sonia, ha contado con el cariño y el apoyo de toda la población pontevedresa. El tiempo transcurrido sin que, aparentemente, se hayan producido avances significativos en la investigación parece que ha terminado por socavar las pocas esperanzas que Maricarmen Iglesias y los suyos tenían de un esclarecimiento de lo ocurrido aquel 18 de agosto del 2010.

De hecho, en los últimos meses, una de las iniciativas que trajo un atisbo de optimismo a la familia de Sonia Iglesias fue la decisión del fiscal jefe de Pontevedra de solicitar que Julio Araújo se sometiese al test de la verdad. Por aquel entonces, señalaba que el único objetivo de este test era probar «si el imputado miente o dice la verdad». En cuanto a Araújo, sostenía que «como hermana de Sonia creo que sabe mucho más de lo que dice y que no lo cuenta, lo que pasa es que como en este país no es delito mentir, pues lo que hace es eso, mentir».