Naturalezas domesticadas

La artista Ángeles Sioli se expresa en voz alta en el Museo Municipal de Ourense


ourense

«Una negación necesita de un muro, una afirmación apenas precisa un momento de debilidad». Ray Loriga.

En la Sala 3 del Museo Municipal de Ourense, espacio expositivo por excelencia de la ciudad, se presenta el proyecto No, en voz alta, desarrollado por la artista malagueña Ángeles Sioli en colaboración con la Fundación Cum Laude en el espacio natural del Bosque del Recuerdo, de Pereiro de Aguiar, que la Fundación cede al arte y a la memoria.

La delicadeza del pétalo de rosa transforma en permanencia la fragilidad del motivo que convertido en escultura de grandes dimensiones se erige como concepto feminista de negación.

Una negación a la mirada histórica androcéntrica que silenció de manera interesada al género femenino. Una negación a cuanto nos vulnera en una sociedad tendente a una forzosa cretinización. Un no al sí de las niñas. A la complaciente feminidad heredada de la tradición.

La instalación concebida como una alteración espacial expansiva que se basa en el lenguaje como material escultural para indicar la relación entre sujeto y concepto, la negación que implica el monosílabo no, mediante la mutabilidad y el espacio, la memoria, el respeto y la identidad, la naturaleza y su fascinación que coordina desde el lugar interior a la intervención externa a través de la dislocación contextual de la videocreación que resulta precisa y destructiva en la acción.

Proceso de adaptación y referencia en el que la desintegración de las formas -pétalos que van desapareciendo en la proyección enfrentada a la instalación construida con el mismo elemento ordenado y repetido en cuyo hueco dibuja la palabra no- aproxima revelación y descubrimiento, así como introduce una reflexión existencial sobre el inexorable paso del tiempo y el cruel efecto que causa sobre las formas naturales como una necesaria erosión de lo orgánico en la piel de la naturaleza.

Una revisión del concepto de ausencia con la estatatidad o sentimiento de vacío activo que Ilya Kabalov traslada a sus instalaciones como la desigualdad, la discriminación, la incomunicación, la soledad o la muerte, la violencia real o simbólica constructora y destructora de identidades a través de una exigencia estética que se corresponde con una mirada masculina y alienante que afecta a la superficie de lo físico y degrada a la mujer como entidad, como microcosmos, asumiendo unos cánones estéticos impuestos por una sociedad globalizada y embrutecida culturalmente que Ángeles Sioni denuncia.

La Fundación Cum Laude, comprometida con la visibilizacion de las mujeres en las artes visuales se une a la artista para reflexionar sobre el género y cambiar las estructuras socioculturales y los roles establecidos tanto en el mundo de las mujeres como sujetos creativos como en educar a través de la sensibilización a analizar y desplazar los mecanismos que vulneran los derechos de la mujer y fomentan la discriminación.

Sioni, a través de una muestra multidisciplinar, invita a iniciar un viaje perceptivo y fenomenológico de pulsión escópica y mirada personal.

Mediante la superposición de su universo real y ucrónico, acrílico de gran formato en el que coincide temáticamente con los grafitos y pasteles Acúleo I, II, III, IV y V en el que se presenta una gradación temporal en la que prescinde de la representación de la corola de la rosa para centrarse en el tallo en el que sorprende como metáfora expresiva, el protagonismo de las espinas.

Esta importancia se consolida en Melanina y El secreto está en el mestizaje tallos de rosal, bronce, escayola introducidos en vitrinas, trasgrediendo la tradición y retando las convenciones escultóricas con una mirada paradójicamente contradictoria. Cabe destacar el uso del esmalte de uñas como material plástico en las espinas de los tallos generando un efecto multicolor y cromoluminarista.

Esta novedosa integración se observa en Azul, Rosa y viceversa, La verdad del primer instante, Diverso, Naturaleza domesticada, Igual y Distinto. Un arte que pretende alterar los valores tradicionales para hacer más visible el arte de las creadoras dentro de la historia y de la práctica artística examinando conceptos y temas de la crítica desde el feminismo como la representación o las estrategias socioculturales.

Ángeles Sioni busca trasladar al espectador para «ver desde otro lugar» tanto físico como de conciencia. La creadora malagueña incide en forjar una identidad artística con una nueva sensibilidad y un nuevo entendimiento de la existencia, de la caducidad envenenada del tiempo y sus efectos destructivos, del compromiso feminista, la naturaleza y la memoria.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Naturalezas domesticadas