Se tira tras las ruedas de un autobús y acaba detenido por golpear a un policía local de Ourense

El implicado, vecino de Logroño de 53 años, protagonizó un altercado en la estación de autobuses y dijo que solo reconocía a la Guardia Civil


Ourense

Lo que empezó siendo una intervención rutinaria de la policía local de Ourense, que envió a una patrulla a la estación de autobuses para responder a las llamadas de personas que alertaban sobre la presencia de un individuo que molestaba a los usuarios, acabó convirtiéndose en una detención formal por atentado y resistencia a agentes de la autoridad. Los policías encontraron al alborotador tirado en el suelo, detrás de las ruedas traseras de uno de los autobuses estacionados en la zona de salida de los vehículos. Le preguntaron los agentes si necesitaba ayuda y el hombre, según relata una nota oficial de la Policía Local, echó a correr hacia un almacén para acceder al interior e insultar a los agentes, «con manifestaciones extrañas de que solo obedecía a la Guardia Civil».

Intentaron los policías que el individuo se identificara y reiteraron la petición de que aclarara lo que estaba ocurriendo. No solo fue infructuosa la solicitud, sino que uno de los agentes recibió un golpe en el pecho, por lo que de forma automática se procedió a su detención. Para el traslado a dependencias oficiales se requirió la presencia de una segunda patrulla.

La Policía Local indica, al informar de este suceso, que entre los enseres que portaba el detenido fueron localizados varios emblemas y distintivos de la Guardia Civil, si bien, matizan, «que se sepa no fueron exhibidos en dicho lugar y lo que se reseña es su manifestación de que solo obedecía a los agentes de la Guardia Civil».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Se tira tras las ruedas de un autobús y acaba detenido por golpear a un policía local de Ourense