Celanova mejora la seguridad peatonal en su centro histórico

Nuevos pivotes separarán el tráfico en San Roque y plazas

.

OURENSE / LA VOZ

La rúa San Roque de Celanova tendrá unos nuevos pivotes a ambos lados de la calle para delimitar mejor la zona destinada a calzada para vehículos y la reservada a peatones. Los viandantes podrán así circular tanto por la derecha como por la izquierda de la calle, en sentido plaza de abastos o viceversa, de forma más segura. Para ello se sustituirán los actuales pivotes situados del lado izquierdo, viniendo desde la plaza Mayor, por otros más finos, con el fin de aprovechar mejor el espacio disponible, explicó el portavoz del grupo de gobierno, Máximo Losada. Quedarán menos plazas de aparcamiento, pero sí una zona de carga y descarga para dos o tres coches, precisó.

El proyecto, por valor de 47.831 euros, cofinanciado por la Axencia Galega de Turismo y en el que el Concello aporta 16.000 euros, fue adjudicado ayer por la Junta de Gobierno Local a la empresa Coviastec. El Concello se acogió a una orden de ayudas para accesibilidad y señalización. Además de la calle San Roque, la reforma alcanzará a la plaza Cervantes pues los pivotes llegarán por el lado derecho de la calle hasta el final de la entrada y el garaje de un restaurante. Se reducirá a la mitad el tamaño de la isleta en la que se ubica la losa con la reproducción del pacto de hospitalidad, de los seis metros actuales a tres, para ampliar la rotonda para el giro de vehículos.

Los pivotes también se colocarán desde la esquina de la plaza Mayor con Pardo Bazán, desde la esquina de una farmacia, un punto conflictivo pues confluyen vehículos y peatones sin separación.

Además, la junta de gobierno aprobó la compra de maquinaria de jardinería.

Ocho paneles explicativos sobre la urbanización del castro guiarán

a los visitantes en Castromao

Dentro de la misma línea de ayudas de Turismo, el Concello incluyó un proyecto para mejorar la señalización del yacimiento de Castromao. La instalación de paneles explicativos permitirá a los visitantes leer información, que les servirá de guía en su ruta por el castro. Se colocarán ocho paneles, uno de bienvenida, otro general sobre el contexto del castro y otros seis más detallados.

El arqueólogo municipal, Eduardo Breogán Nieto Muñiz, explicó el contenido de cada uno: un panel se dedica a la zona de urbanismo romano; el segundo, al área de urbanización indígena o castrexa; el tercero, al sistema defensivo del castro; el cuarto, a los orígenes del poblado y a los restos más antiguos hallados; otro panel se centra en una estructura singular colectiva, de la que no se conoce bien su funcionalidad pero se cree que era para un uso público por las mayores dimensiones que tiene; un sexto panel se detiene en el que ha sido el barrio más estudiado del castro, en el que apareció la tábula con el pacto de hospitalidad.

La circulación de los visitantes por el castro será libre, orientada por balizas con flechas hacia cada zona, siguiendo los tiempos de urbanización del castro, aclaró el arqueólogo. En cuanto a la accesibilidad, Breogán Nieto apuntó que se tratará de «recuperar o camiño tradicional, máis bonito, para uso peonil». La otra entrada quedaría para personas con movilidad reducida que tengan que acercarse en vehículo o para grupos. Los paneles estarán en gallego pero contarán con códigos QR para acceder a los textos en otros idiomas y a más información. Para estos paneles, que irán en una chapa con vinilo, se aprovecharán unos soportes que hay en el castro pero que carecían de contenido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Celanova mejora la seguridad peatonal en su centro histórico