El barallete mantiene vivo el legado de los viejos oficios ambulantes

La Voz OURENSE / LA VOZ

A MERCA

La provincia de Ourense atesora las jergas de afiadores, músicos y canteiros

05 mar 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

El barallete vuelve a estar en el centro de la actualidad. A fuerza de ser sinceros es de justicia reconocer que nunca se ha ido y la atracción que siempre ha suscitado el lenguaje secreto de los afiadores -y de otros ambulantes- provoca el acercamiento recurrente de investigadores, escritores e instituciones.

El autor primigenio de referencia para hablar de la jerga creada por los «que ían detrás da roda» es, inapelablemente, Ben-Cho-Shey. El trabajo iniciatico de Xosé Ramón Fernández Oxea ha servido y sigue siendo punto de referencia inexcusable para los que quieren conocer el barallete. Fidalgo Santamariña y Olegario Sotelo Blanco siguieron trabajando en esa línea y aportaron con posterioridad nuevos materiales y conocimientos. Después se siguieron sumando trabajos e investigaciones. Dentro del campo de la literatura el maestro indiscutible fue Xosé Fernández Ferreiro. Natural de Espartedo, Nogueira de Ramuín, el escritor conocía el barallete y dejó muestra de dicho conocimiento en sus obras.

Creado como un lenguaje oculto de los afiadores para entenderse entre ellos sin que pudiesen tener conocimiento el resto de los presentes, se circunscribe inicialmente a los municipios vinculados al oficio. De forma destacada Nogueira de Ramuín, O Pereiro de Aguiar y algún municipio limítrofe. Con la coincidencia con otros ambulantes, el lenguaje secreto fue pasando a otras profesiones.